Hasta 1 de cada 5 personas con lesiones cerebrales leves puede tener problemas mentales

Lesión cerebral, cerebro, tac
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / ZINKEVYCH - Archivo
Publicado 31/01/2019 18:37:09CET

MADRID, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio revela que aproximadamente 1 de cada 5 personas puede experimentar síntomas de salud mental hasta seis meses después de una lesión cerebral traumática leve (LCTL), lo que sugiere la importancia de una atención médica continuada en este tipo de pacientes.

Los científicos también identificaron factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar un trastorno de estrés postraumático (TEPT) y/o un trastorno depresivo mayor después de una LCTL o conmoción cerebral a través del análisis de un estudio de cohorte.

"Los trastornos de salud mental después de una conmoción cerebral se han estudiado principalmente en poblaciones militares, y no se sabe mucho sobre estos resultados en civiles. Estos resultados pueden ayudar a guiar la atención de seguimiento y sugerir que los médicos deben prestar especial atención al estado mental de los pacientes muchos meses después de la lesión", señala Patrick Bellgowan, uno de los autores de este estudio, publicado en la revista 'Journal of the American Medical Association Psychiatry'.

En el estudio, investigaron los resultados de salud mental en 1.155 personas que habían sufrido una lesión cerebral traumática leve y fueron atendidos en Urgencias. A los tres, seis y doce meses después de la lesión, completaron varios cuestionarios relacionados con el TEPT y depresión. Para un grupo de comparación, los investigadores también encuestaron a personas que habían sufrido lesiones traumáticas ortopédicas, como fracturas en las piernas, pero que no tenían lesiones en la cabeza.

Los resultados mostraron que a los tres y seis meses posteriores a la lesión, las personas que habían experimentado este tipo de lesión cerebral tenían más probabilidades que los pacientes con traumatismos ortopédicos de sufrir síntomas de trastorno de estrés postraumático y/o trastorno depresivo mayor.

Por ejemplo, tres meses después de la lesión, el 20 por ciento de los pacientes tenían problemas de salud mental, en comparación con el 8,7 por ciento de los pacientes con traumatismos ortopédicos. A los seis meses de la lesión, las cifras llegaron al 21,2 por ciento y el 12,1 por ciento, respectivamente.

"Contrariamente a las suposiciones habituales, las lesiones leves en la cabeza pueden causar efectos a largo plazo. Estos hallazgos sugieren que la atención de seguimiento después de una lesión en la cabeza, incluso en casos leves, es crucial, especialmente para los pacientes que muestran factores de riesgo de trastorno de estrés postraumático o depresión", aseguran los autores.