Actualizado 23/02/2012 15:34 CET

Uno de cada cuatro pacientes hospitalizados está desnutrido

Una Enfermera Entrega La Comida A Una Paciente En El Reina Sofía De Córdoba
EUROPA PRESS/JUNTA DE ANDALUCÍA

Expertos piden que se desarrolle un Plan Nacional para la atención a estos pacientes

MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

La desnutrición es un problema de salud frecuente entre los pacientes hospitalizados, una situación no suficientemente reconocida por los profesionales y la Administración aunque sea generalizada en el mundo. Los parámetros con los que se trabaja no siempre son alarmantes, explica el presidente de la Sociedad Española de Nutrición Parenteral y Enteral (SENPE), el doctor Abelardo García de Lorenzo, pero sí deben ser considerados en la atención del enfermo.

Según ha explicado a Europa Press, el jefe Clínico del Servicio de Medicina Intensiva del Hospital La Paz de Madrid, el perfil de los afectados es variado, aunque la mayor parte de los ingresos (37%) son en mayores de 70 años, con lo que habría aproximadamente 693.562 pacientes ancianos afectados en nuestro país. Además, se podría hablar de menores de 30 años, y aquellos por patología médicas crónicas, sobre todo los pacientes con cáncer, respiratorios y cardiacos.

También, se debe considerar un grupo de pacientes que "no llega malnutrido y que por diversas razones puede presentar cuadro de malnutrición en el hospital". Este grupo multifactorial le preocupa especialmente porque puede tener un grado de descuido nutricional por parte del profesional, además "suele estar más tiempo en el hospital y su estancia cuesta un 50 por ciento más que el ingreso de lo que no están malnutridos".

La mortalidad en estos enfermemos no está cuantificada, pero sí se ha observado una mayor morbilidad además de un mayor gasto debido a una mayor estancia hospitalaria. Estudios realizados muestran que compromete el retraso en la recuperación, las estancias son más prolongadas, aumenta la tasa de reingresos prematuros, facilita una mayor susceptibilidad a la infección y contribuye a aumentar la morbimortalidad.

Es destacable el incremento del coste, ya que se estima que puede estar dependiendo el enfermo entre los 1.400 y 3.000 euros, fundamentalmente porque las personas con desnutrición tienen una estancia media hospitalaria de 3 días más respecto a las no desnutridas (11 días frente a 8); un aumento que representa una diferencia en el gasto medio por enfermo de 1.409 euros.

Para este experto es necesario que las autoridades sanitarias sean conscientes de este problema, de modo que "se mentalicen de que esta situación existen" y apoyen el desarrollo de un sistema de detección, "de cribaje al ingreso y de alguna forma evolutiva del enfermo".

Por este motivo, su deseo más inmediato, en el que ya están trabajando, es conseguir que se desarrolle en España un Plan Nacional, al igual que en otros países europeos, como Holanda, Dinamarca o el Reino Unido donde ya están en marcha Planes Estratégicos Integrales para luchar contra la desnutrición; y que su implantación sea efectiva en todo los centros de Atención Primaria, hospitales y residencias de ancianos.

Actualmente, señala, existe una recomendación del Consejo de Europa, dictada en 2003, en la que aconseja a las autoridades a implementar medidas que eviten esta situación en los pacientes. "Esto muestra que es un problema global", añade.

FORMACIÓN Y EVALUACIÓN

El doctor García de Lorenzo presenta este jueves 6 claves para el abordaje de la desnutrición hospitalaria en España en el 'Foro Envejecimiento y Desnutrición Hospitalaria: Un reto para la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud'. En el acto, que cuenta con la colaboración con la Fundación Abbott, se va a presentar cuál debería ser la estrategia a seguir en el futuro para un mejor control de estos pacientes.

El decálogo subraya la importancia de la formación de los equipos sanitarios. "Es imprescindible que los profesionales sepan detectar pacientes en riesgo de desnutrición para poder establecer las medidas pertinentes para su tratamiento y poder frenar cuanto antes su progresión", afirma.

Le siguen la necesidad de implementar los métodos de Evaluación de la desnutrición relacionada con la enfermedad haciendo obligatorio; desarrollar protocolos de Tratamiento Nutricional en todos los centros; estandarizar un plan de Monitorización de los cuidados y tratamientos nutricionales imprescindible en la evolución del paciente desnutrido; desarrollar un Registro de los diagnósticos de los pacientes con desnutrición; y, finalmente, sistematizar un procedimiento de Evaluación de Resultados en salud, considerando la calidad y los costes de las medidas establecidas.