Actualizado 18/06/2010 17:00 CET

Cada año se diagnostican en España unos 20 casos de cáncer por cada 100.000 jóvenes de 15 a 19 años, según expertos

Expertos y afectados reclaman unidades específicas de Oncología en adolescentes para mejorar la atención de estos pacientes

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

En España se diagnostican cada año unos 20 nuevos casos de cáncer por cada 100.000 jóvenes de entre 15 y 19 años y, aunque son pacientes con un buen pronóstico en la mayoría de casos, los expertos siguen reclamando la creación de unidades específicas de Oncología para adolescentes en las que reciban una adecuada atención sanitaria.

Así lo han reclamado este viernes la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer (FEPNC) que, a través de su Comisión de Psicología, ha elaborado un libro-guía para facilitar la intervención psicosocial que necesitan estos jóvenes, en quienes los linfomas (24%), los tumores germinales (16%) y los sarcomas (14%) son los tumores más frecuentes.

La incidencia es similar a la que registran el resto de países europeos en esta franja de edad mientras que la mortalidad en estos casos no suele ser muy elevada. Aunque puede variar mucho de un tumor a otro, la media se estima en un 15 por ciento, reflejando una reducción en los últimos años, como ha asegurado Isabel Peña-Rey, jefa de Área responsable de las Estrategias de Salud en la Oficina de Planificación Sanitaria y Calidad del Ministerio de Sanidad y Política Social.

De hecho, como ha reconocido Hortensia Díaz, representante de la FEPNC, en los años 80 la tasa de supervivencia apenas superaba el 60 por ciento, por lo que la mejora ha sido "considerable".

El problema viene a la hora de hacer el registro de estos pacientes, ya que en función de cada hospital y tipo de tumor son ingresados bien en las unidades de Oncología Pediátrica bien en las de adultos.

Según ha reconocido el coordinador de este manual Antonio Celma, que trabaja en la Unidad Oncopediátrica del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, es necesario crear unidades específicas para estos adolescentes que eviten su "dispersión asistencial" o, como mal menor, que se integren en las unidades pediátricas.

"Generalmente presentan tumores muy semejantes a los pediátricos", añade Celma, por lo deberían ubicarse en plantas adyacentes a las de Oncología Pediátrica, donde además pueden acceder a zonas comunes para trabajar y poder relacionarse con otros jóvenes.

En algunos países europeos estas unidades pediátricas están adaptadas para acoger a pacientes de hasta 21 años, aunque en España existen diferencias entre unos hospitales y otros. El principal dilema surge con los pacientes de 17 y 18 años, o con aquellos que son diagnosticados en edades más tempranas y años más tarde recidivan.

"NO PUEDEN ESTAR INGRESADOS CON PACIENTES DE 50 AÑOS"

En ningún caso, añade Hortensia Díaz, "estos pacientes no pueden estar ingresados con pacientes de 50 años" ya que su pronóstico es peor y, a su juicio, provoca un "fuerte impacto después del diagnóstico" que "no favorece su recuperación". Además, son pacientes que "necesitan espacios para seguir estudiando y desarrollando sus relaciones sociales".

De hecho, "muchos pacientes se quejan de que lo que más echan en falta son estas relaciones, los amigos, ya que en muchos casos se tienen que limitar al contacto con sus familiares".

Igualmente, Díaz ha resaltado que con estos pacientes también es necesario trabajar mucho la imagen, la aceptación de las secuelas que les pueda dejar la enfermedad o su tratamiento y la solidaridad entre ellos. De hecho, en la FEPNC existe un grupo de "veteranos", como se hacen llamar, formado por pacientes que han superado un cáncer durante la adolescencia y ahora se encargan de ofrecer apoyo a los nuevos pacientes que llegan a esta federación.

La FEPNC ha editado entre 2.000 y 3.000 ejemplares de este libro-guía, cuyo título es 'Intervención Psicosocial en adolescentes con Cáncer', que se distribuirán entre los hospitales y a través de diferentes colegios profesionales.