Publicado 22/04/2021 10:41CET

8 de cada 10 fumadores serían más propensos a considerar cambiar a productos alternativos con más información

Archivo - Cigarrillo electrónico sin combustión.
Archivo - Cigarrillo electrónico sin combustión. - HTTPS://VAPING360.COM/ - Archivo

MADRID, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

Una nueva encuesta encargada por Philip Morris International (PMI) realizada entre 22.000 personas en más de 20 países a revelado que cerca de ocho de cada diez fumadores en España serían más propensos a considerar cambiar a productos alternativos, como los cigarrillos electrónicos o los productos de tabaco para calentar, si tuvieran claridad sobre cómo se diferencian de los cigarrillos tradicionales y sobre la ciencia que los respalda.

El sondeo, realizado por la empresa de investigación independiente Povaddo, aborda la posición de los ciudadanos respecto del papel de las alternativas sin humo en relación a temas de la salud pública y revela un interés general por adoptar un enfoque más avanzado para reducir el daño que provocan los cigarrillos en la sociedad. De hecho, el 72% de los españoles afirma que, si hay posibilidad de acabar con los cigarrillos en un plazo de 10-15 años, ya sea porque los fumadores abandonen su hábito o porque opten por cambiar a mejores alternativas científicamente validadas, las autoridades deberían dedicar tiempo y recursos para hacerlo realidad.

La encuesta ha sido realizada en 20 países como Alemania, Argentina, Australia, Brasil, Estados Unidos, Italia, Japón o Reino Unido entre el 8 y el 24 de diciembre de 2020. Concretamente en España han participado más de 1.500 adultos repartidos por Madrid, Cataluña, Andalucía, Comunidad Valenciana, País Vasco y Canarias. En nuestro país, el estudio ha revelado la confusión que existe en torno a las alternativas sin humo, ya que casi 1 de cada 2 encuestados afirman haber recibido información contradictoria o poco clara sobre los cigarrillos electrónicos o los productos de calentamiento de tabaco en los últimos seis meses. Y en este sentido, cerca de ocho de cada diez considerarían cambiar a estas alternativas si tuvieran más claridad sobre sus diferencias con el cigarrillo tradicional y la ciencia que las respalda.

El estudio revela que el 77% de los españoles admite que los fumadores deberían tener acceso e información precisa sobre aquellas alternativas sin humo que acrediten científicamente ser una mejor opción en comparación con seguir fumando, mientras 74% considera que animar a aquellos adultos que, de otro modo, seguirían fumando a optar por alternativas sin humo puede contribuir a los esfuerzos dirigidos a reducir los daños provocados por el tabaquismo. Asimismo, otro 76% españoles admite que las autoridades deberían plantearse el papel de las alternativas sin combustión.

La mayoría de los adultos encuestados desea que se produzca un cambio en el enfoque social de la reducción del daño en tabaquismo, incluyendo una mayor colaboración entre las autoridades y las tabaqueras. De hecho, seis de cada diez (el 66%) españoles apoyan la colaboración entre tabaqueras, autoridades, reguladores y expertos en salud pública para garantizar que los fumadores puedan tener acceso y disponer de información fiable sobre las alternativas sin humo. Del mismo modo, aproximadamente nueve de cada diez encuestados en España creen que tanto los gobiernos (el 92%) como las empresas (84%) tienen la responsabilidad de aprovechar los desarrollos científicos y tecnológicos más recientes.

"Los productos sin humo ya han comenzado a ejercer un papel muy importante en la reducción de las tasas de fumadores --afirma Enrique Jiménez, director general de Philip Morris para España y Portugal--. Con la regulación adecuada, el apoyo de la sociedad y el respaldo de la ciencia, creo que es posible responder a esta llamada de la sociedad y hacer que los cigarrillos en 10-15 años sean algo del pasado en muchos países, incluido España".