El bypass gástrico consigue que la diabetes tipo 2 entre en remisión

Operación de obesidad con cirugía bariátrica y visión en 3D
HOSPITAL VIAMED MONTECANAL - Archivo
Publicado 07/02/2019 7:27:35CET

   MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Un nuevo estudio publicado en 'Diabetologia' (la revista de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes [EASD, por sus siglas en inglés]) ha encontrado que tres cuartas partes de las personas con diabetes tipo 2 (T2D) que fueron tratadas con cirugía de obesidad conocida como bypass gástrico en Y de Roux (RYGB, por sus siglas en inglés) experimentó remisión de la diabetes dentro de un año de tratamiento.

   La investigación, realizada por el doctor Lene R Madsen, el profesor Bjorn Richelsen y sus colegas en el Hospital Universitario de Aarhus, en Aarhus, Dinamarca, investigó los efectos de la cirugía de RYGB en individuos obesos (IMC> 35 kg/m2) con diabttes tipo 2 en un entorno real.

   En los últimos 20-30 años, la cirugía bariátrica se ha convertido en un tratamiento común para la obesidad en individuos con y sin diabetes tipo 2. Hasta hace poco, el método de elección era la cirugía RYGB, especialmente para individuos con obesidad y diabetes tipo 2, y los ensayos clínicos han informado de la remisión a corto plazo de la diabetes en alrededor del 75-90 por ciento de los pacientes.

   Los predictores de mayor probabilidad de éxito incluyen que el paciente sea más joven, con niveles más bajos de hemoglobina glicosilada (HbA1c, que es un indicio de niveles más bajos de glucosa en la sangre y, por lo tanto, control de azúcar en la sangre), menor duración y menor gravedad de la diabetes, y que sea hombre. Los datos emergentes de seguimiento a largo plazo también han revelado un riesgo considerable de reaparición de la enfermedad después del periodo de remisión inicial.

   Este estudio analizó el efecto de RYGB en la remisión de la diabetes y los factores que lo predicen, junto con la probabilidad de recaída. También estudió el riesgo de complicaciones quirúrgicas y la incidencia de complicaciones microvasculares y macrovasculares.

   El equipo eligió a un grupo de 1.111 individuos con diabetes tipo 2 que fueron tratados con cirugía de RYGB en hospitales en el norte de Dinamarca desde 2006 a 2015, y los comparó con una cohorte emparejada de 1.074 pacientes con diabetes tipo 2 que no fueron operados. La remisión de la diabetes se definió como un uso no farmacológico de glucosa junto con HbA1c <48 mmol/mol (<6,5 por ciento), o monoterapia con metformina con HbA1c <42 mmol/mol (<6 por ciento).

   Se utilizaron varios registros médicos para obtener datos sobre las complicaciones postoperatorias, y la recaída se definió como un aumento de HbA1c de 48 mmol/mol o superior o al paciente al que se prescriben medicamentos hipoglucemiantes después de una interrupción inicial. Se siguió la salud de los participantes hasta el final del periodo de estudio (31 de diciembre de 2015), excepto en los casos en que abandonaron el norte de Dinamarca o murieron antes de esa fecha.

EL 73 POR CIENTO, LIBRE DE LA ENFERMEDAD A LOS CINCO AÑOS DE LA OPERACIÓN

   Durante los primeros seis meses después de la operación, el 65 por ciento de los pacientes con RYGB tuvieron la diabetes en remisión. Esto aumentó a 74 por ciento a los 6-12 meses, y se mantuvo por encima del 70 por ciento por cada periodo de seis meses en los primeros cinco años tras el procedimiento. De los que se encontraban en remisión dentro del primer año de seguimiento, 6, 12, 18 y 27 por ciento habían sufrido una recaída a los 2, 3, 4 y 5 años, respectivamente, por lo que el 73 por ciento de los que estaban en remisión tras un año todavía estaban libres de la enfermedad cinco años después de su operación.

   Los autores señalan que el predictor más fuerte de que un paciente no entrara en remisión era si necesitaban insulina para controlar su enfermedad. Esto resultó en una tasa de remisión un 43 por ciento más baja que el promedio de la cohorte. Otros factores incluyeron la edad, con participantes de 60 años o más que tenían una tasa de remisión un 17 por ciento más baja que los menores de 40 años, así como un nivel de HbA1c promedio más bajo (48 frente a 57 mmol/mol). El grupo de remisión también tuvo una duración promedio más baja de vivir con la enfermedad a los 2,6 años, en comparación con 7 años para el grupo de no remisión.

   Durante el periodo de seguimiento del estudio (una media de 5,3 años de seguimiento), los autores también detectaron que el riesgo de complicaciones microvasculares era un 47 por ciento más bajo en el grupo RYGB que en la población de control, con grandes disminuciones en el riesgo de retinopatía diabética (48 por ciento) y enfermedad renal diabética (46 por ciento). Hubo un impacto menor en el riesgo de eventos macrovasculares, que fueron un 24 por ciento más bajos entre los pacientes que se habían sometido a cirugía bariátrica; sin embargo, esta diferencia no fue lo suficientemente grande como para alcanzar significación estadística.

   El reingreso debido a complicaciones quirúrgicas durante los 30 días posteriores a la cirugía de RYGB ocurrió en el 7,5 por ciento de los pacientes, lo que los autores señalan es "más alto de lo que informamos anteriormente entre los individuos operados por RYGB en general (3,3 por ciento), más probablemente porque la diabetes tipo 2 per se dispone a complicaciones quirúrgicas". Sin embargo, añaden que la mortalidad quirúrgica a corto plazo fue muy baja (por debajo del 0,5 por ciento).

   Los autores dicen: "Los hallazgos de este estudio se suman al creciente cuerpo de evidencia sobre los efectos de la cirugía bariátrica, especificando que la RYGB causa la remisión de la diabetes tipo 2 y se vincula con un riesgo reducido de complicaciones microvasculares y posiblemente macrovasculares. Los factores predictivos del éxito de la remisión parecen ser muy consistentes en los ensayos controlados aleatorios, los estudios de cohortes seleccionadas y los estudios basados ??en la población".

   Y concluyen: "Por otro lado, hay es un riesgo importante de recaer en la diabetes tipo 2, que debe tenerse en cuenta al asesorar a los pacientes y planificar la atención postoperatoria".