Los búhos ayudan a los científicos a descubrir cómo el cerebro presta atención

Ave rapaz buho selwo aventura
EUROPA PRESS/SELWO AVENTURA - Archivo
Publicado 12/11/2018 7:12:39CET

   MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Al estudiar la lechuza común, científicos de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, Maryland, Estados Unidos, creen que han dado un paso importante para resolver el misterio de larga duración de cómo el cerebro elige lo que más merece la atención.

   El hallazgo, que se publica en la portada en el último número de la revista 'Cell Reports', probablemente se aplica a todos los animales, incluidos los humanos, y ofrece una nueva perspectiva de lo que funciona mal en el cerebro con enfermedades como el trastorno por déficit de atención.

   "Hay un millón de cosas en el mundo bombardeando nuestros ojos, nuestros oídos, nuestra piel y otros órganos sensoriales. De todas esas cosas, ¿a qué información especial debemos prestar atención en cada instante para guiar nuestro comportamiento?", afirma el coautor Shreesh Mysore, neurocientífico de la Universidad Johns Hopkins. "Nuestro trabajo proporciona una respuesta muy hermosa a cómo el cerebro resuelve un componente clave de ese problema", añade.

   A pesar de estudiar el cerebro anterior de los animales, tenemos una buena respuesta a la pregunta de cómo el cerebro decide a qué prestar atención. Los investigadores decidieron observar el cerebro medio, una parte evolutivamente más antigua del cerebro que se encuentra en todo, desde peces y mamíferos hasta aves y humanos.

   "Todos los animales tienen la necesidad de prestar atención a lo que podría afectar a su supervivencia, pero no todos tenemos un cerebro anterior altamente desarrollado", subraya Mysore, también es profesor asistente de Ciencias Psicológicas y Cerebrales Los investigadores eligieron estudiar los problemas de las neuronas de una manera que facilita el seguimiento de la actividad de neuronas específicas. En este vídeo (https://www.youtube.com/watch?v=IJCmvQh9JPg&feature=youtu.be), los investigadores mostraron 15 estímulos visuales en un monitor mientras medían la actividad de neuronas individuales en sus cerebros medios.

NEURONAS INDIVIDUALES RESPONDEN A VARIAS ZONAS DE UBICACIONES

   Lo que encontraron fue desconcertante e inesperado. Aunque las neuronas individuales generalmente codifican el espacio visual topográficamente, lo que significa que las neuronas vecinas codifican los espacios para las partes vecinas del mundo, aquí hay neuronas individuales que responden a varias zonas de ubicaciones, a veces muy alejadas.

   Para descubrir por qué estas neuronas se estaban duplicando e incluso triplicando, el autor principal Nagaraj Mahajan, candidato a doctorado en Ingeniería Eléctrica e Informática, diseñó un modelo. Descubrió que si las neuronas necesitaban señalar la ubicación más importante del mundo sin importar de dónde provenía la información visual, la única forma posible de codificar el espacio mientras se mantenían controlados los costos metabólicos y de cableado era tener menos neuronas que ubicaciones en el mundo, con cada neurona codificando múltiples ubicaciones dispares.

   El verdadero cerebro del búho coincidía casi perfectamente con estas predicciones de ordenador. Cuando contaron las neuronas del cerebro medio, había un 40 por ciento menos que las posibles ubicaciones. Y las ubicaciones que las neuronas individuales codificaron estaban organizadas por un principio combinatorio, muy parecido a una solución de rompecabezas de Sudoku.

   "Esto nos da una respuesta por primera vez sobre cómo el cerebro realmente resuelve el problema de la selección en todos los lugares posibles. Lo que tenemos ahora es una respuesta satisfactoria para un problema que es fundamental y universal", subraya Mysore.

   El equipo espera que con la comprensión de cómo el cerebro resuelve la atención a nivel neural, podría ser posible hacer predicciones sobre qué funciona mal en enfermedades como trastorno por déficit de atención/hiperactividad o TDAH. "Nuestro pensamiento es que estas neuronas serían una clave importante para el enigma de esa incapacidad para concentrarse --apunta Mysore--. Esta es una investigación básica, pero si tenemos suerte, podemos usarla como terapéutica".