Publicado 17/05/2022 17:40

El BSC coordina un proyecto que utilizará la supercomputación para detectar tumores de forma más eficaz

El BSC coordina el proyecto QUSTom, el primero que utilizará la supercomputación para detectar tumores de forma más eficaz y segura.
El BSC coordina el proyecto QUSTom, el primero que utilizará la supercomputación para detectar tumores de forma más eficaz y segura. - BSC

MADRID, 17 May. (EUROPA PRESS) -

El Barcelona Supercomputing Center - Centro Nacional de Supercomputación (BSC) coordina QUSTom (Quantitative Ultrasound Stochastic Tomography), un nuevo proyecto europeo que tiene como objetivo introducir una nueva modalidad de imagen médica basada por primera vez en ultrasonidos y supercomputación, y que servirá para complementar o incluso sustituir las técnicas actuales que utilizan rayos X como son las mamografías.

"Esta tecnología será completamente segura para los pacientes ya que no utiliza ningún tipo de radiación, además de ofrecer una calidad en la imagen superior y permitir un mejor seguimiento de los tumores, entre otras ventajas", señalan en un comunicado.

Los algoritmos que se desarrollarán para la obtención de las imágenes médicas ofrecerán dos tipos de imágenes de forma simultánea: la del tejido del paciente, y la imagen de su incertidumbre asociada, que muestra, pixel a pixel, cómo de fiable es la información. El proyecto también incorpora conceptos como la imagen multimodal y la obtención de imágenes reales en 3D, lo que supone una combinación sin precedentes en la obtención de imágenes mamarias por ultrasonidos.

Estos algoritmos, que se desarrollarán mediante supercomputación en el seno del BSC, estarán inspirados en otros que han mostrado eficacia en áreas de investigación completamente diferentes como el análisis del subsuelo terrestre.

Además del BSC, el proyecto cuenta con otros cinco socios: Karlsruher Institut für Technologie, Vall d'Hebron Research Institute - VHIR, Arctur y la spin-off del BSC y el Imperial College de Londres, FrontWave Imaging, que está alineada con los objetivos de este proyecto, además del mismo Imperial College de Londres como asociado. De este modo físicos, ingenieros, expertos en explotación y médicos radiólogos trabajarán conjuntamente para desarrollar la próxima generación de herramientas de diagnóstico del cáncer de mama, sin radiación, precisa y escalable.

"El desarrollo de esta nueva tecnología se realizará dentro del marco de la valoración multimodal que el equipo realiza en el proceso clínico asistencial como parte integral del diagnóstico y seguimiento del cáncer de mama, todo ello, en el contexto de la Unidad de Patología Mamaria", destaca Ana Rodríguez-Arana, jefa del Servicio de Radiología de la Mujer del Hospital Vall d'Hebron.