Publicado 02/06/2021 08:34CET

Breve guía sobre las aftas bucales

Archivo - Young woman with toothache
Archivo - Young woman with toothache - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / SEB_RA - Archivo

   MADRID, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Muchas veces tenemos llagas o aftas bucales, que son lo mismo, y muchas veces desconocemos el porqué. Lo que sí que tenemos claro es que pueden llegar a ser realmente molestas. Por eso, aquí te explicamos qué debemos hacer para abordarlas, y cuándo debemos consultar con un especialista por ellas.

   En este caso, el doctor Néstor Montesdeoca, jefe Asociado de Cirugía Oral y Maxilofacial e Implantología del Hospital La Luz (Madrid) y miembro de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial y Cirugía de Cabeza y Cuello nos detalla en una entrevista con Infosalus que tanto las úlceras en la boca, como las llagas o las aftas hacen referencia al mismo síntoma, a la pérdida del epitelio superficial de la mucosa oral en una zona determinada.

   "De manera coloquial los pacientes se refieren a las aftas como 'aquellas úlceras con fondo blanquecino y que pueden aparecer de forma recurrente', y a las llagas a 'las úlceras con fondo rojizo'. El color de la lesión cambia en función de la profundidad de la úlcera y del tiempo de evolución. Su denominación también cambia en función de la región de España", reconoce este experto de Quirónsalud.

   En concreto, el doctor Montesdeoca subraya que el principal motivo de consulta es el dolor espontáneo, al hablar o al comer, especialmente tras ingerir alimentos picantes. "La causa más frecuente es el traumatismo inadvertido de la mucosa oral al masticar, cepillarse, o al morderse. También pueden producirse por hipersensibilidad a determinados alimentos, deficiencias vitamínicas, enfermedades inflamatorias del aparato digestivo, o bien ante enfermedades que producen inmunosupresión. También aparecen asociadas a la menstruación o al estrés emocional, especialmente en el caso de los jóvenes", detalla el especialista en Cirugía Oral y Maxilofacial.

Excepto las úlceras secundarias a la infección por virus herpes, asegura que no son contagiosas. Ahora bien, reconoce que hay un cuadro denominado 'aftosis crónica recidivante' en el que hay asociación familiar, y puede heredarse esa predisposición a padecerlas. "Se especula que pueda haber una predisposición genética o simplemente con que los miembros de la familia compartan los mismos factores de riesgo respecto a la alimentación o la exposición a sustancias alergénicas", apostilla.

¿QUÉ DEBO HACER ANTE LA APARICIÓN DE UN AFTA?

   El jefe asociado de Cirugía Oral y Maxilofacial e Implantología del Hospital La Luz mantiene que se debe seguir una dieta blanda o líquida, evitar alimentos irritantes, emplear un cepillo dental suave y proteger la mucosa con colutorios con ácido hialurónico. "Habitualmente han curado en 5 días", asegura.

    Sobre cuándo acudir a un especialista ante la aparición de un afta bucal, el doctor Montesdeoca subraya que se debe acudir a un Cirujano Oral y Maxilofacial ante cualquier úlcera bucal que no haya cicatrizado en 15 días, esté indurada, sea inusualmente grande, concurran factores de riesgo con el abuso de tabaco o alcohol, o se asocien a fiebre alta o mal estado general.

   En cuanto a los productos de venta en farmacia contra las aftas bucales, el especialista de Quirónsalud subraya que "evitaría de manera inicial los geles o colutorios formulados con alcohol o corticoides".

   "No dude en consultar a su Cirujano Oral y Maxilofacial ante una úlcera bucal que no haya cicatrizado en 2 semanas. Es la forma más habitual de presentación del cáncer oral. La detección precoz del cáncer oral es el acto terapéutico más eficiente de mejorar su pronóstico", sentencia el doctor Néstor Montesdeoca, jefe Asociado de Cirugía Oral y Maxilofacial e Implantología del Hospital La Luz y Miembro de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial y Cirugía de Cabeza y Cuello.

Contador