Los bebés y niños superan los valores de fósforo recomendados para un buen estado de salud

Publicado 17/07/2019 10:37:53CET
Baby Boy Eating Fruit from Blue Spoon on Mom's Hand
Baby Boy Eating Fruit from Blue Spoon on Mom's HandGETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / ANDRE PANNETON

MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un estudio realizado por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) ha concluido que los lactantes y los niños pequeños pueden superar los valores de orientación sanitaria de ingesta diaria aceptable (ADI) de fósforo, como consecuencia de su presencia en productos como la leche en polvo, refrescos o crema batida.

Durante el desarrollo de la investigación, publicada en el diario de la EFSA, los investigadores han aplicado el ADI, que se corresponde con un consumo diario de 40 miligramos por kilo de peso corporal en adultos sanos, lo que supone una cantidad de 2.800 miligramos diarios para un adulto de 70 kilos.

Esta cantidad se sitúa dentro de los límites establecidos por la EFSA, 3.000 miligramos por día, para individuos sanos. Así, ha demostrado que una ingesta de 40 miligramos por kilo supone un método de protección para este colectivo, ya que ayudan a regular la acidez y se encuentran por debajo de las dosis a las que se sufren efectos adversos en materia de salud.

Sin embargo, esta IDA no se puede aplicar a pacientes que tienen reducida su función renal, lo que supone que el 10 por ciento de la población podría tener esta dolencia y no tolerar la cantidad de fósforo diaria establecida.

Asimismo, el equipo ha observado que la propuesta establecida es superada en bebés y niños pequeños, al igual que en adolescentes que tienen una dieta rica en fosfato, no obstante, ha concluido que los datos demuestran que no existen problemas de seguridad sanitaria en lactantes menores de 16 semanas de edad.

La EFSA ha estimado que los aditivos alimentarios representan entre el 6 y el 30 por ciento de la ingesta media total de fósforo. En este sentido, se ha destacado que no es obligatorio reportar en las etiquetas de los alimentos el contenido de fósforo.

Pero, para que la ingesta total de fosfato no supere las recomendaciones establecidas, la EFSA ha reclamado que se introduzcan parámetros máximos para reducir los niveles de fosfatos utilizados como aditivos en los suplementos alimenticios. Así, la Comisión Europea se encuentra considerando medidas para reducir los niveles de fosfato en los alimentos.