Los bebés grandes nacidos de madres con diabetes tienen casi el triple de riesgo de obesidad

Bebé con su madre
CEDIDA POR ESTHER ROBLEDO - Archivo
Publicado 14/11/2018 8:03:41CET

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los niños que son más grandes que el promedio al nacer (grandes para la edad gestacional o LGA, por sus siglas en inglés) y que nacen de madres con diabetes gestacional son casi tres veces tan propensos a ser obesos que los niños nacidos de tamaño normal de madres sin diabetes. Así se desprende de una nueva investigación publicada en 'Diabetologia' (la revista de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes [EASD, por sus siglas en inglés]), realizada por el doctor Padma Kaul, del Departamento de Medicina de la Universidad de Alberta, en Edmonton, Alberta, Canadá, y colegas.

Existen múltiples causas de sobrepeso u obesidad en la infancia. La investigación ha establecido que los niños que nacen grandes tienen más probabilidades de ser más grandes en la infancia. El peso materno, el pre-embarazo y el aumento de peso gestacional, y el estado de la diabetes materna durante el embarazo son factores de riesgo establecidos para tener bebés con LGA. Sin embargo, se sabe poco sobre el impacto relativo de la LGA y la diabetes materna durante el embarazo en el sobrepeso/obesidad en la primera infancia.

El estudio analizó 81.226 niños nacidos entre enero de 2005 y agosto de 2013. Casi todas las madres residían en la zona de Calgary en la provincia de Alberta, Canadá, con una proporción menor de otras partes del estado. Los datos sobre la altura y el peso en el momento de la visita de inmunización de preescolar (edad de 4-6 años) de la descendencia entre enero de 2009 y agosto de 2017, así como el estado de la lactancia materna en los primeros cinco meses de vida, se relacionaron con la hospitalización materna y registros de pacientes ambulatorios y registro de nacimientos.

Se agrupó a los niños en seis categorías según el estado de la diabetes materna durante el embarazo (sin diabetes, diabetes gestacional o diabetes preexistente) y el peso al nacer (apropiado para la edad gestacional [AGA, por sus siglas en inglés] o LGA). Se utilizaron los criterios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para identificar a los niños con sobrepeso u obesos. Había 69.506 niños en el grupo sin diabetes/AGA (grupo control), 5.926 en el grupo sin diabetes/LGA, 4.563 en el grupo de diabetes gestacional/AGA, 5.73 en el grupo de diabetes gestacional/LGA, 480 en la diabetes preexistente/AGA y 178 en el grupo de diabetes/LGA preexistente.

Las tasas de sobrepeso/obesidad en la edad preescolar oscilaron entre el 21 por ciento en el grupo de control y el 43 por ciento en el grupo de diabetes gestacional/LGA. Las tasas de sobrepeso/obesidad también fueron altas en el grupo con LGA/diabetes preexistente (36 por ciento) y en el grupo sin diabetes/LGA (35 por ciento). Los cálculos estadísticos mostraron que el riesgo de un niño de tener sobrepeso/obesidad era casi triple (un riesgo 2,79 veces mayor) si estaban en el grupo de diabetes gestacional/LGA en comparación con el grupo control sin diabetes/AGA.

TAMAÑO GRANDE AL NACER PARA LA EDAD GESTACIONAL, FACTOR DE RIESGO DE SOBREPESO

En el grupo de diabetes/LGA preexistente y el grupo de no diabetes/LGA, se duplicó el riesgo en comparación con los controles, lo que indica claramente que LGA es un factor de riesgo independiente para el sobrepeso/obesidad en el niño. Un análisis adicional mostró que el LGA solo contribuyó con un 39 por ciento al riesgo de obesidad en el niño, mucho mayor que el detectado para la diabetes gestacional materna sola (16 por ciento) o la diabetes preexistente sola (15 por ciento). La contribución de riesgo para las combinaciones de diabetes gestacional/LGA y diabetes preexistente/LGA fue del 50 y 39 por ciento, respectivamente.

Cuando se estratificó el grupo de diabetes preexistente en subgrupos de tipo 1 y tipo 2, los autores encontraron que la prevalencia de sobrepeso/obesidad era del 21 por ciento en el grupo de tipo 1/AGA, 31 por ciento en el grupo de tipo 1/LGA (similares a los de los grupos sin diabetes), 27 por ciento en el grupo tipo 2/AGA y 42 por ciento en el grupo tipo 2/LGA.

Los autores explican que ser LGA al nacer es un factor potencialmente modificable y este estudio destaca la necesidad de comprender mejor los factores asociados con su incidencia para desarrollar estrategias para reducir las tasas de sobrepeso/obesidad infantil. Los autores creen que LGA puede ser un marcador sustituto para dos variables que no se miden en el estudio: el peso materno (un exceso de peso pre-embarazo o el aumento de peso gestacional) o el control glucémico durante el embarazo.

"Nuestro estudio establece que se puede atribuir una mayor proporción del exceso de peso en la niñez a LGA que a la diabetes materna durante el embarazo. Esperamos que estos hallazgos refuercen las campañas de salud pública que informan a las mujeres que planean quedar embarazadas que, al igual que fumar y consumir alcohol y otras opciones de estilo de vida, su peso antes de quedarse embarazadas y el aumento de peso y el control del azúcar en la sangre durante el embarazo pueden tener un impacto significativo en la salud futura de sus hijos", dicen.

La lactancia materna en los primeros cinco meses de vida se asoció con una probabilidad aproximadamente un 25 por ciento menor de sobrepeso/obesidad en la infancia, en general, y en todos los grupos, excepto diabetes gestacional/LGA y diabetes preexistente/LGA (tanto de tipo 1 como de tipo 2).

Los autores añaden: "La protección ofrecida por la leche materna no se extendió a los grupos de diabetes gestacional/LGA y diabetes/LGA; ni en general, ni en los subgrupos tipo 1/LGA y tipo 2/LGA. Si, como creemos posible, LGA es un marcador del mal control del azúcar en la sangre durante el embarazo, se necesita más investigación para examinar si, como se sugirió anteriormente, los niveles de glucosa e insulina en la leche materna de madres con diabetes pueden aumentar, en lugar de proteger, contra el riesgo de obesidad infantil",