Actualizado 05/03/2010 14:27:49 +00:00 CET

El bebé nacido con 275 gramos pesaba la mitad de lo que le correspondía por su edad de gestación, según experto

Este caso se considera todo un récord por el bajo peso al nacer y no por la semana en la que nació

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Sociedad Española de Neonatología (SEN), el pediatra José López Sastre, informó hoy de que el bebé que nació en el Hospital de la Universidad de Göttingen (Alemania) con un peso de 275 gramos tras 25 semanas de gestación pesaba casi la mitad de lo que le correspondía, ya que en esa fase de desarrollo los fetos suelen pesar entre 500 y 600 gramos.

Según informaron los ginecólogos de este centro alemán, el bebé medía apenas 27 centímetros y, pese a que intentaron retrasar el parto un par de días, las complicaciones con las que ingresó la madre aceleraron una cesárea 15 semanas y media antes de la fecha inicialmente calculada.

De hecho, aseguró en declaraciones a Europa Press, "el récord es de peso, no por edad gestacional", dado que con 25 semanas de gestación sí que nacen más niños en partos prematuros. Actualmente, entre el 8 y 9 por ciento de los partos que tienen lugar en España llegan antes de los nueve meses, de los que entre un 0 y 2 por ciento se producen cuando el bebé lleva 25 semanas o menos en el útero de la madre.

La novedad de este caso es el peso que presentaba el bebé, frecuente en fetos de 22 semanas, ya que "su sistema nervioso central y su madurez son iguales que los de su misma edad gestacional". A su juicio, el bajo peso se debe a un problema de nutrición por algún "factor desconocido", apuntando a posibles problemas de insuficiencia plancentaria, causas genéticas o problemas de estrés en la madre.

MÁS RIESGO DE COMPLICACIONES

Tras el parto, estos bebés requieren un seguimiento neurológico y vigilar el desarrollo psicomotor, ya que los bebés prematuros "con independencia del peso con que nazcan", insistió, tienen más riesgo de padecer insuficiencias pulmonares crónicas, parálisis cerebral o problemas de vista y oído.

"El peso de este caso concreto hará que el bebé tenga un poco más de riesgo a la hora de desarrollar estos problemas", señaló López Sastre, que trabaja en el Hospital General de Asturias.

En los partos prematuros, las guías de práctica clínica establecen que cuando el bebé ha superado la semana 22 se deben aplicar las medidas terapéuticas necesarias para intentar que sobreviva ya que, antes de este periodo, "las posibilidades de que sobrevivan son bajas y, en caso de hacerlo, lo hará mal".