Actualizado 24/03/2011 15:40 CET

Más de 60.000 personas de Baleares padecían una EPOC al cierre del 2009

Tabaco, fumando
EP

Más de 93.000 ciudadanos de las islas ha recibido algún tipo de intervención sobre tabaquismo entre noviembre de 2008 y de 2010

PALMA DE MALLORCA, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un total de 60.044 personas de Baleares padecían una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) a finales del 2009, según los diagnósticos realizados por los centros de salud de la comunidad, si bien el ritmo de detección de esta patología -causada en un 90 por ciento por el tabaquismo- aumenta anualmente un 14 por ciento.

Según ha informado el conseller de Salud y Consumo, Vicenç Thomàs, de estos más de 60.000 casos, 50.676 personas vivían en Mallorca, 3.770, en Menorca, y 5.598 en las Pitiusas. No obstante, el número de altas hospitalarias se redujo en junio de 2010 en relación al mismo mes del año anterior un 4,7 por ciento (de 897 a 855).

Durante la presentación de la Estrategia de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica de Baleares 2011-14, que recoge 24 acciones agrupadas en cinco ámbitos, Thomàs ha recordado que esta enfermedad no tiene curación, si bien se puede prevenir y tratar de forma eficaz controlando los síntomas y disminuyendo tanto la velocidad de su progresión, como del número de exacerbaciones.

Los ejes sobre los que se desarrolla la estrategia son la prevención y detección precoz; la atención de los pacientes crónicos, de los que sufren exacerbaciones, de los que tienen la MPOC avanzada y los que reciben tratamiento paliativo; la formación y, finalmente, la búsqueda de los profesionales.

Según los datos del Centro Nacional de Epidemiología, en el año 2007 murieron debido 15.662 personas en España por este motivo, de las cuales 245 -196 hombres y 49 mujeres- residían en Baleares y, además, contaban con una edad media de 79,7 años, ligeramente más elevada entre los varones (79,57 años) que entre las féminas (81,21).

Cabe señalar que la Historia de Salud cuenta con una herramienta informática, el programa de gestión de patologías crónicas, que este año estará implantado en todos los dispositivos sanitarios, y que permitirá una mejor atención al integrar y coordinar todos los niveles asistenciales. Además, contribuirá a igualar la atención y el control de la patología y supone un sistema de ayuda para la decisión clínica.

MÁS DE 93.000 FUMADORES HAN INTENTADO DEJAR ESTE HÁBITO

Por otra parte, la Estrategia de la EPOC de Baleares 2011-14 recomienda dejar de fumar y, en este sentido, más de 93.000 personas han recibido algún tipo de intervención sobre tabaquismo desde el 30 de noviembre de 2008 hasta el 30 de noviembre de 2010.

Por islas, en Mallorca durante los dos últimos años se han realizado 67.612 intervenciones mínimas (consejo antitabáquico), 1.774 breves y 1.165 intervenciones avanzadas individuales. En relación a las avanzadas en grupo, desde comienzos de 2005 hasta diciembre de 2010, se han organizado 260 grupos de deshabituación tabáquica que convocaron a 4.101 personas, de las que sólo completaron el tratamiento de seis sesiones 1.704 y, de ellas, 1.315 dejaron de fumar.

En Menorca se han realizado 6.786 intervenciones mínimas, 170 breves y 125 avanzadas individuales. Mientras, en las Pitiusas, se han hecho 11.288 intervenciones mínimas, 160 breves y 222 avanzadas individuales.

ACTUACIONES HOSPITALARIAS Y DOMICILIARIAS

Por otra parte, en el terreno hospitalario y domiciliario se desarrollan otras actuaciones específicas dirigidas a la EPOC como el ADER del centro Joan March -que promueve la consulta frecuente, la accesibilidad telefónica y el apoyo domiciliario-; el de Son Espases -dirigido a enfermos que tienen altas hospitalarias por no requerir tratamiento endovenoso-. Asimismo, este centro desarrolla también la estrategia de atención a los pacientes con EPOC en la Unidad de Curas Intermedias Respiratorias y está en proyecto la atención en el Hospital de día de Pneumología.

Por su lado, Son Llàtzer desarrolla una consulta para los pacientes con EPOC moderada o grave que cuente con más de dos ingresos hospitalarios anuales. De esta manera, se les realiza un diagnóstico y control precoz de las formas leves y moderadas de exacerbación y contempla también consultas telefónicas y visitas no programadas para evitar el reingreso.

Asimismo, los centros de salud llevan a cabo una atención domiciliaria si los pacientes están incluidos en un programa específico y, por otra parte, todos los hospitales disponen de dispositivos de ventilación mecánica, que garantizan la atención cuando las exacerbaciones no se resuelven con el tratamiento farmacológico ni oxigenoterapia.