Las bacterias intercambian genes incluso a través de los tejidos del curepo humano, según un estudio

Las bacterias probióticas evolucionan dentro de los tractos gastrointestinales de los ratones
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / T. L. FURRER
Publicado 12/04/2019 18:42:19CET

MADRID, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las bacterias en el cuerpo humano comparten genes entre sí a un ritmo mayor del que se ve típicamente en la naturaleza, y algunos de esos genes parecen estar viajando (independientemente de sus huéspedes microbianos) de una parte del cuerpo a otra, incluso superando los límites de los tejidos, según un estudio publicado en la revista 'Scientific Reports'.

Los hallazgos son el resultado de un método de extracción de datos moleculares conceptualizado inicialmente por Kyung Mo Kim, un científico investigador principal del Instituto de Investigación Polar de Corea. Este método computacionalmente desafiante les permitió identificar casos de "transferencia horizontal de genes", la transferencia directa de genes entre organismos fuera de la reproducción sexual o asexual.

"La transferencia horizontal de genes es una fuerza importante de intercambio de información genética en la Tierra. Estos intercambios permiten que los microorganismos se adapten y prosperen, pero es probable que también sean importantes para la salud humana. Hay algunas bacterias que no pueden vivir fuera de nuestros cuerpos y otras sin las cuales no podemos vivir", explica uno de los autores, Gustavo Caetano-Anollés.

En su análisis, los científicos utilizaron información genómica para construir decenas de miles de árboles genealógicos de bacterias que colonizan el cuerpo humano. La unión de aquellos con árboles de genes microbianos permitió al equipo determinar qué genes habían sido heredados y cuáles eran el resultado de la transferencia horizontal de genes.

"Estudiamos los microorganismos asociados con el ser humano, ya que se sabe que son actores clave en el mantenimiento de la salud y el metabolismo humanos. Calculamos las tasas de transferencia de genes y la dirección (quién transfirió qué a quién) para más de 1.000 genomas bacterianos de referencia muestreados por el Proyecto de Microbiomas Humanos de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos", detalla el científico.

Los investigadores encontraron evidencia que respalda hallazgos anteriores de que las bacterias asociadas con el ser humano son bastante "promiscuas" con sus genes. "El intercambio horizontal entre los microbios de nuestro cuerpo es un 30 por ciento más alto que el que se encuentra en el resto del planeta. Esto implica que nuestros cuerpos proporcionan un nicho que es único y facilita la innovación a nivel microbiano", asegura.

Alrededor del 40 por ciento del intercambio de genes ocurrió entre bacterias que vivían en los mismos lugares del cuerpo. El otro 60 por ciento implicaba compartir genes entre bacterias de diferentes tejidos, por ejemplo, entre organismos del intestino y de la sangre.

En todos los casos, la transferencia de genes fue más común entre organismos estrechamente relacionados, independientemente de si ocupaban los mismos o diferentes tejidos corporales. De hecho, el intercambio de genes entre organismos en diferentes sitios del cuerpo ocurrió a un ritmo mayor que el intercambio de genes entre bacterias relacionadas a distancia que viven en los mismos sitios.

Contador