Publicado 26/10/2017 07:22CET

Bacterias que causan enfermedades intestinales podrían residir en la boca

Boca, dientes, barba
ALBANYCOLLEY/PIXABAY

   MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores creen que la boca puede actuar como reservorio para las bacterias causantes de trastornos intestinales que exacerban patologías como la enfermedad inflamatoria del intestino (EII), la colitis ulcerosa (CU) y la enfermedad de Crohn (EC). Su análisis puede abrir un camino muy necesario hacia el desarrollo de tratamientos efectivos para estas enfermedades.

Aunque la EII, la CU y la EC están vinculadas a un desequilibrio en la microbiota intestinal, sus causas subyacentes siguen siendo un misterio. Investigaciones anteriores han insinuado que las bacterias orales normalmente no viven en un intestino sano porque compiten por el espacio con la abundante comunidad microbiana que reside en la boca de manera natural.

    Curiosamente, se han detectado mayores cantidades de bacterias originadas oralmente en la microbiota intestinal en personas que sufren de EII, virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), cirrosis hepática y cáncer de colon. Para investigar más a fondo, Koji Atarashi, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Keio, en Japón, y sus colegas obtuvieron muestras de saliva de pacientes con EII y CD y las trasplantaron a ratones libres de gérmenes.

   Los investigadores observaron que las cepas de la especie bacteriana 'Klebsiella' aisladas de la saliva que habitaba en el intestino desencadenaron una fuerte respuesta inmune de las células T en algunos de los roedores. Los autores afirman que se sabe que 'Klebsiella' coloniza el intestino cuando el microbioma está deteriorado y, por lo tanto, podría provocar una inflamación severa en un huésped genéticamente susceptible, lo que finalmente contribuye a la enfermedad intestinal.

   Los científicos señalan que los resultados de su investigación podrían proporcionar una estrategia terapéutica para corregir enfermedades como la EII y muchos otros trastornos relacionados al dirigirse a las bacterias derivadas de la boca, en particular 'Klebsiella'.