Publicado 01/10/2013 19:03:34 +02:00CET

Avisan de que los consumidores españoles son "muy influenciables" por las noticias sobre alimentación y nutrición

Dieta mediterránea
IMEO

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

Expertos reunidos en el 'II Seminario sobre Alimentación y Periodismo', organizado por La Federación Española de Industria de la Alimentación y Bebidas (FIAB) y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), han avisado de que los consumidores españoles son "muy influenciables" por las noticias sobre alimentación y nutrición y que, incluso, pueden cambiar sus hábitos sin consultar a los profesionales médicos.

Por ello, durante el seminario, que tenido por lema 'La evidencia científica en la comunicación sobre alimentación', los especialistas han destacado la importancia de educar al consumidor y despertar en él un pensamiento "crítico" que les lleve a cuestionarse las informaciones sobre alimentación que reciben a través de los medios de comunicación e Internet.

Además, los especialistas han subrayado la necesidad de que los medios de comunicación, instituciones, fabricantes de alimentos y organizaciones de consumidores informen con rigor sobre todos los temas relacionados con alimentación y nutrición.

"Los ciudadanos deben cuestionarse qué credibilidad pueden otorgar a estudios realizados sobre los efectos del consumo de alimentos en función del rigor y la evidencia científica con la que se han elaborado dichos estudios. De lo contrario, los consumidores pueden llegar a cambiar sus hábitos alimenticios en base a informaciones y conclusiones que son erróneas, y su salud puede verse afectada por ello", ha comentado el director general de FIAB, Horacio González Alemán.

En este sentido, durante el seminario se han comentado algunos casos en los que una incorrecta percepción de la función de los alimentos ha podido generar perjuicios para la salud. El ejemplo "más claro" es el incremento de casos de osteoporosis entre mujeres mayores de 40 años como consecuencia de dejar de consumir leche por la "supuesta" incapacidad del ser humano para asimilarla.

De hecho, la doctora en ciencias biológicas y jefa del Grupo de Biología Funcional de Bacterias Lácticas del CICAL (CSIC), Carmen Peláez, ha explicado qué requisitos debe cumplir un estudio para que pueda considerarse que tiene evidencia científica suficiente y por lo tanto, para que sus resultados deban ser tomados en consideración.

A su juicio, ante cualquier estudio científico que se realice los consumidores deben preguntarse sobre el prestigio de la institución lo ha realizado, si se ha realizado en humanos o animales, el tamaño de la muestra, la duración del estudio o si se ha realizado una revisión crítica de los resultados. Además, es "importante" conocer el país donde se lleva a cabo, puesto que muchas veces las conclusiones no son extrapolables por las diferencias existentes en la dieta y hábitos de vida entre países diferentes.

Por último, y en relación con gran acceso que los consumidores tienen a la información a través de Internet, Carmen Peláez ha destacado que en el contexto cultural y social actual, aparecen "presunciones y mitos alimentarios, así como bulos, difundidos en su mayoría por Internet, donde las referencias científicas son inexistentes, contradictorias, inconsistentes o sobre-interpretadas".