Publicado 01/10/2020 07:18CET

Los avances en las terapias no hormonales brindan a las mujeres más opciones para controlar los sofocos

Socofos, abanico, calor, menopausia
Socofos, abanico, calor, menopausia - FLICKR/LMAP - Archivo

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

Aunque muchas mujeres controlan los síntomas de la menopausia con terapia hormonal, un número cada vez mayor está considerando opciones sin hormonas. La doctora Susan Reed, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, asegura que los avances en las terapias no hormonales ahora brindan a las mujeres más opciones para controlar los sofocos.

En su intervención durante el Simposio previo a la reunión de 2020 de la Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS por sus siglas en inglés)avanza que uno de los desarrollos farmacológicos más prometedores se dirige al complejo neuronal KNDy.

Según la doctora Reed, vicepresidenta del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, las terapias no hormonales exitosas que precedieron al trabajo en el área de la kisspeptina, La neurokinina B y la dinorfina (KNDy) que se dirigen a los objetivos neuronales incluyen los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), los inhibidores de la recaptación de serotonina-norepinefrina (IRSN), la gabapentina, la oxibutinina y la clonidina.

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y los inhibidores de la recaptación de serotonina-norepinefrina que se administran en dosis más altas se utilizan principalmente para el tratamiento de la depresión.

Los medicamentos GABAergéticos, como la gabapentina y la pregabalina, se utilizan actualmente para los síndromes de dolor y las convulsiones, mientras la oxibutinina está aprobada por la FDA para la vejiga hiperactiva.

Nuevas investigaciones centradas en una mejor comprensión de la fisiología de los sofocos de la menopausia están llevando al desarrollo de nuevas farmacoterapias no hormonales.

"En la menopausia, la disminución del estrógeno hace que las neuronas KNDy se vuelvan hiperimpulsadas, activando el centro termorregulador adyacente, lo que produce sofocos", explica la doctora Reed.

"Hasta la fecha, no hay productos aprobados por la FDA para la menopausia dirigidos al complejo neuronal KNDy --lamenta--, pero los medicamentos desarrollados por primera vez para el control del dolor y para los trastornos del estado de ánimo que actúan a través de KNDy están bajo investigación para el tratamiento de síntomas vasomotores en Estados Unidos y Europa tienen una gran promesa".

"Los sofocos son una de las quejas más comunes de las mujeres posmenopáusicas y afectan negativamente su calidad de vida en general --recuerda la doctora Stephanie Faubion, directora médica de la NAMS--. Aunque la terapia hormonal sigue siendo uno de los métodos de tratamiento más probados, algunas mujeres no quieren o no pueden tomar hormonas. Es por eso que esta presentación sobre las últimas innovaciones en las opciones de tratamiento sin hormonas para los sofocos es tan valiosa".

Contador