Avance en tratamientos que detienen el ataque del sistema inmune

Publicado 13/05/2015 8:29:33CET
Intestino humano de un paciente con enfermedad inflamatoria intestinal
UNIVERSIDAD DE MANCHESTER

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

Científicos de la Universidad de Manchester, en Reino Unido, han hecho un descubrimiento importante sobre una célula inmune que ya se está utilizando en la inmunoterapia para el tratamiento de enfermedades como la diabetes tipo I porque es un tipo de célula que impide las respuestas inmunitarias nocivas.

El trabajo de Mark Travis y su equipo en el Centro de Colaboración de Manchester para la Investigación de la Inflamación, que se publica en la revista 'Immunity', detalla cómo las células T reguladoras pueden curar la enfermedad inflamatoria.

Las células T son importantes para combatir la infección, ya que en su mayoría están diseñadas para actuar en contra de los invasores extranjeros en el cuerpo, como los agentes patógenos. Pero hay algunas células T que reaccionan y atacan los propios tejidos corporales, dando lugar a enfermedades autoinmunes, como la diabetes tipo I y la artritis reumatoide.

Las células T reguladoras son células cruciales a la hora de detener estas células T dañinas causantes de enfermedad y, por lo tanto, se utilizan como terapias potenciales para tratar enfermedades autoinmunes. Los investigadores de Manchester han identificado moléculas nuevas y cruciales que permiten a las células T reguladoras funcionar y curar la inflamación activa durante la enfermedad.

Travis explica la importancia de este trabajo: "Las células T reguladoras ya están siendo utilizadas en los ensayos clínicos en los que se cogen las células del paciente, se multiplican y luego se devuelven al paciente para suprimir su enfermedad. Al entender los mecanismos detrás del funcionamiento de las células T, podríamos mejorar estas terapias, que pueden ser potencialmente útiles en trastornos que van desde la diabetes tipo 1 a la esclerosis múltiple, la artritis reumatoide y la enfermedad inflamatoria intestinal".

"Este conocimiento es de vital importancia cuando se trata de emplear las células T reguladoras para la terapia. Al conocer la importancia de esta vía, ahora podemos trabajar para mejorar la naturaleza supresora de las células T reguladoras para que sean más eficaces como tratamientos para la enfermedad", augura este experto.

Y continúa: "Es fascinante que deshacerse de una sola molécula pueda tener un gran impacto en la capacidad del cuerpo para combatir las enfermedades. Nuestra investigación tiene que ver con la forma en la que las moléculas se entrelazan y reaccionar entre sí y en ciertas situaciones dirigirse a una sola molécula puede potenciar o inhibir una respuesta".

Para este trabajo, los investigadores Manchester demostraron que las mismas moléculas se expresan en los seres humanos y en modelos animales. El siguiente paso será ver cómo funciona el mecanismo en humanos durante la enfermedad, para lo que planean atacar la enfermedad inflamatoria intestinal.