Aún se está lejos de lograr una buena vacuna para la malaria

Actualizado 21/04/2009 20:31:53 CET

MADRID, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los expertos que participaron este martes en la mesa de debate 'Investigación, política de salud y desarrollo', dentro de la jornada sobre Salud y Cooperación al Desarrollo, destacaron que aún se está lejos de conseguir una buena vacuna para combatir la malaria y exigieron asimismo que se mejore el acceso a los medicamentos contra las enfermedades tropicales.

El director del Centro de Investigación en Salud Internacional de Barcelona, y presidente del Consejo de la Fundación Manhiça de Mozambique, el doctor Pedro Alonso, señaló que "entre las grandes causas de muerte en niños menores de cinco años el gran diferencial, junto con la mortalidad materna entre países ricos y países pobres, destaca la malaria, y explicó que la respuesta a los fármacos es regular. "Con la cloroquina, un fármaco eficaz y seguro, aparecieron resistencias, primero en el sudeste asiático y después en Colombia, y ahora ha dejado de ser útil", apuntó.

Ahora han surgido las combinaciones que incluyen derivados de artemisimina, aunque matizó que, aunque son eficaces, "muchas veces se visualizan como la vara mágica, y no lo son". Además, indicó que aún existen interrogantes sobre la seguridad en mujeres embarazadas, especialmente en el primer trimestre.

El doctor Alonso apuntó que "no se está demasiado lejos de lograr erradicar enfermedades como la polio y el sarampión", aunque matizó que, aunque se está avanzando en la investigación de vacunas para esta enfermedad, su eficacia está limitada, y "se está lejos de lograr una buena vacuna".

TRATAMIENTO SÓLO PARA CONDICIONES AGUDAS

En cuanto a la salud materna y reproductiva, explicó que "ni aunque los fármacos fueran gratuitos se puede poner en tratamiento de por vida a los seropositivos de África, ya que los sistemas de salud fueron creados para tratar condiciones agudas. Nunca antes los sistemas de salud públicos se han enfrentado a tener que poner en tratamiento y seguir de por vida a un enfermo, ni tienen la capacidad", apuntó.

Respecto a otras enfermedades de transmisión sexual, apuntó que no existe ni una sola vacuna disponible. "La vacuna del virus del papiloma humano (VPH) no se aplica, cuando el cáncer de cuello de útero es el primero que sufren las mujeres africanas", indicó.

Por otro lado, explicó que el motivo por el cual no se realiza más investigación relacionada con estas enfermedades, este experto explicó que existe lo que se llama un 'fallo de mercado'. "De 1.233 nuevos fármacos que llegaron al mercado en los últimos 25 años del siglo XX, tan sólo 13 estaban destinados a enfermedades relacionadas con la pobreza", apuntó.

"El sistema de investigación y desarrollo se basa en un componente muy importante en la industria farmacéutica, que funciona bien en el mundo desarrollado, pero si no hay incentivo económico que tire de las propias industrias no pueden desarrollar ni hacer el esfuerzo necesario para desarrollar herramientas", explicó.

ESPAÑA, PRIMER DONANTE DEL DEPARTAMENTO DE ENFERMEDADES TROPICALES DE LA OMS

El responsable de Lesmanhiasis de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el doctor Jorge Alvar, señaló que España se ha situado como el primer donante del departamento de enfermedades tropicales de la OMS, y añadió que se encuentra incluso por encima de la industria farmacéutica.

Alvar señaló que, se trata de enfermedades que propias de países sin fuerza política, de difícil acceso, y con planes de control mal definidis, y subrayó que, si se observan las enfermedades tropicales como un paquete, están por encima de la malaria y por detrás del VIH/sida en cuanto a prevalencia.

Por su parte, el director del Centro Nacional de Medicina Tropical de la Subdirección General de Servicios Aplicados Formación e Investigación del Instituto de Salud Carlos III, el doctor Agustín Benito, señaló que el objetivo general de la cooperación española para el desarrollo en el ámbito de la investigación es favorecer los procesos de generación y apropiación de conocimiento científico y tecnológico para mejorar las condiciones de vida, crecimiento económico y la equidad social.