Publicado 20/04/2020 07:43CET

El aumento de la tasa de infecciones puede indicar un futuro diagnóstico de cáncer

Cáncer, foto recurso.
Cáncer, foto recurso. - PDPICS / PIXABAY - Archivo

MADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación ha revelado que los pacientes de cáncer experimentaron una mayor ocurrencia de infecciones en los años anteriores al diagnóstico, según publica 'Cancer Immunology Research', una revista de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer.

La autora del estudio, Shinako Inaida, investigadora visitante en la Graduate School of Medicine de la Universidad de Kyoto (Japón), señala que "el cáncer puede desarrollarse en un ambiente inflamatorio causado por infecciones, interrupción de la inmunidad, exposición a carcinógenos químicos o afecciones crónicas o genéticas".

"Se cree que la inmunidad de un individuo es un factor en el desarrollo del cáncer, pero se necesita investigación adicional para comprender la relación entre la inmunidad precancerosa, las infecciones y el desarrollo del cáncer" --agrega--. Esta información puede contribuir a los esfuerzos para prevenir o detectar el cáncer".

Los estudios han sugerido un aumento en las infecciones antes del desarrollo de tumores no sólidos, como el linfoma, la leucemia linfocítica crónica y el mieloma, explica Inaida. Sin embargo, menos estudios han examinado la infección antes del desarrollo de tumores sólidos.

En este estudio retrospectivo de casos y controles, Inaida, junto con Shigeo Matsuno, examinaron una base de datos de reclamaciones médicas en Japón para determinar la tasa anual de infecciones en adultos de 2005 a 2012. Individuos de 30 años de edad y mayores sin ninguna inmunodeficiencia registrada se incluyeron en el estudio.

El grupo de casos estaba compuesto por 2.354 individuos que fueron diagnosticados con algún tipo de cáncer maligno entre julio de 2010 y junio de 2011, y el grupo de control estaba compuesto por 48.395 individuos que no fueron diagnosticados con cáncer entre enero de 2005 y diciembre de 2012. Las tasas de prevalencia anual de gripe, las infecciones por gastroenteritis, hepatitis y neumonía se calcularon para cada grupo.

El grupo de casos incluyó 1.843 hombres y 511 mujeres y el grupo de control tenía 37.779 hombres y 10.616 mujeres. La edad promedio de los individuos en el grupo de casos fue de 45,1 años, mientras que la edad promedio de aquellos en el grupo de control fue de 43,9 años.

Los cánceres más comunes diagnosticados en el grupo de casos fueron los cánceres de digestivo y gastrointestinal, de cabeza y cuello y de estómago, pero también había diagnósticos de cancer respiratorio y torácico, célula germinal, genitourinario, hígado, mama, hematológico, sangre, hueso y médula ósea, endocrino y cánceres desconocidos u otros.

Los autores encontraron que los individuos del grupo de casos habían experimentado tasas más altas de infección durante los seis años previos a sus diagnósticos de cáncer que aquellos en el grupo de control durante el mismo período de tiempo.

Las mayores diferencias en las tasas anuales de prevalencia de infección ocurrieron en el sexto año, un año antes del diagnóstico de cáncer. Durante este año, las tasas de prevalencia de infección para el grupo de casos fueron más altas que el grupo de control en un 18 por ciento para la gripe, 46,1 por ciento para la gastroenteritis, 232,1 por ciento para la hepatitis y 135,9 por ciento para la neumonía.

Para los individuos en el grupo de casos, las probabilidades de infección ajustadas por edad aumentaron cada año. Durante el primer año, aquellos en el grupo de casos tenían una probabilidad de infección 16 por ciento mayor que el grupo de control, en comparación con un riesgo 55 por ciento mayor en el sexto año.

Durante el sexto año, se observó la mayor razón de probabilidad ajustada por edad para la infección por hepatitis, y aquellos en el grupo de casos tuvieron una probabilidad 238 por ciento más alta de infección por hepatitis que los del grupo control.

Los autores también encontraron que ciertas infecciones parecían tener una mayor asociación con ciertos tipos de cáncer. Las probabilidades de infección por gripe justo antes de la detección del cáncer, por ejemplo, fueron más altas para aquellos que desarrollaron cánceres de células germinales masculinas.

Además, las probabilidades de neumonía fueron más altas en quienes desarrollaron cáncer de estómago, y las probabilidades de infección por hepatitis fueron más altas en quienes desarrollaron cánceres hematológicos, de sangre, de huesos o de médula ósea. "Curiosamente, encontramos que la infección que afecta a un órgano específico no se correlaciona necesariamente con un mayor riesgo de cáncer en el mismo órgano", señala Inaida.

Para leer más