Los ataques al corazón son cada vez más comunes en los jóvenes (la culpa puede ser de las drogas)

Publicado 07/03/2019 18:12:25CET
GETTY - Archivo

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

A pesar de que cada vez se están produciendo menos ataques cardíacos en gran parte debido al uso de medicamentos como las estatinas y una disminución en el hábito de fumar, estos eventos "aumentan constantemente" en adultos jóvenes, según una investigación presentada en la 68ª Sesión Científica Anual del Colegio Estadounidense de Cardiología.

El estudio, que es el primero en comparar a supervivientes de ataques cardíacos jóvenes (41-50 años) a muy jóvenes (40 años o menos), encontró que entre los pacientes que sufren un ataque cardíaco a una edad temprana en general, 1 de cada 5 tiene 40 años o menos. Además, durante el período de estudio de 16 años (2000 a 2016), la proporción de personas muy jóvenes que tienen un ataque cardíaco ha aumentado en un 2 por ciento cada año durante los últimos 10 años.

"Solía ser increíblemente raro ver a alguien menor de 40 años de edad con un ataque al corazón, y algunas de estas personas ahora tienen entre 20 y 30 años de edad. Según lo que estamos viendo, parece que nos estamos moviendo en la dirección equivocada", ha advertido el autor principal del estudio, Ron Blankstein, cardiólogo preventivo del Brigham and Women's Hospital de Boston (Estados Unidos).

Además, los investigadores recuerdan que, a pesar de ser 10 años más jóvenes en promedio que los que tienen ataques cardíacos a sus 40 años, los pacientes muy jóvenes tienen la misma tasa de resultados adversos, incluida la muerte por otro ataque cardíaco, accidente cerebrovascular o cualquier otra razón. "Incluso si tienes entre 20 y 30 años, una vez que has tenido un ataque cardíaco, corres el riesgo de tener más eventos cardiovasculares y tienes tanto riesgo como alguien que puede ser mayor que tú", comenta Blankstein.

Como parte de sus análisis, los responsables del trabajo trataron de identificar posibles factores de riesgo detrás del aumento de los ataques cardíacos entre los adultos más jóvenes. Los factores de riesgo tradicionales de ataque cardíaco, como diabetes, presión arterial alta, tabaquismo, antecedentes familiares de ataque cardíaco prematuro y colesterol alto, fueron similares entre los dos grupos. Sin embargo, los pacientes más jóvenes tenían más probabilidades de abuso de sustancias, incluida la marihuana y la cocaína (17,9% contra 9,3%, respectivamente), pero tenían menos consumo de alcohol.

TOMAN MENOS ESTATINAS

El estudio incluyó un total de 2.097 pacientes jóvenes (menores de 50 años) admitidos por un ataque al corazón en dos grandes hospitales estadounidenses. De ellos, el 20 por ciento tenían 40 años o menos. Los investigadores compararon a jóvenes víctimas de ataque cardíaco (menores de 50 frente a 40) mediante angiogramas de pacientes, un procedimiento que usa rayos X para ver los vasos sanguíneos y las arterias del corazón.

Las personas en grupo más joven tenían más probabilidades de tener la enfermedad en un solo vaso, lo que sugiere que aún era temprana y limitada; sin embargo, tenían la misma tasa de malos resultados. El grupo más joven también tuvo una disección más espontánea de la arteria coronaria (un desgarro en la pared del vaso) que, aunque es poco frecuente, tiende a ser más común en las mujeres, especialmente durante el embarazo.

También hubo una tendencia no estadística hacia un menor uso de aspirina y estatinas en el alta hospitalaria entre pacientes muy jóvenes, lo que, según Blankstein, podría sugerir un sesgo en términos de los médicos que creen que estos pacientes tienen un riesgo menor debido a su edad. Sin embargo, los datos mostraron que los pacientes de ambos grupos tenían el mismo riesgo de morir después de un ataque cardíaco.

AÚN PEOR SI SE TIENE DIABETES

Por otra parte, en un estudio relacionado, estos mismos investigadores han demostrado que a las víctimas jóvenes de ataques cardíacos que también tienen diabetes les va mucho peor: 1 de cada 5 pacientes que sufren un ataque cardíaco a una edad temprana en general, definida como menor de 50 años, también tiene diabetes.

Los datos muestran que si alguien tiene diabetes, es más probable que muera y tiene eventos repetidos que los supervivientes de un ataque cardíaco sin diabetes. La diabetes no solo es uno de los factores de riesgo más fuertes para tener un ataque al corazón, sino que también predice eventos futuros en jóvenes que previamente han tenido un ataque al corazón.

"Muchas personas piensan que un ataque cardíaco está destinado a suceder, pero la gran mayoría podría prevenirse con una detección temprana de la enfermedad y cambios agresivos en el estilo de vida y el manejo de otros factores de riesgo. Mi mejor consejo es evitar el tabaco, hacer ejercicio con regularidad, comer una dieta saludable para el corazón, perder peso si se necesita, controlar la presión arterial y el colesterol, evitar la diabetes si se puede, y mantenerse alejado de la cocaína y la marihuana porque no son necesariamente buenos para el corazón", concluye el investigador.