Publicado 16/12/2021 07:32

Asocian la exposición a largo plazo a la contaminación atmosférica al hígado graso

Archivo - Contaminación, cuidad
Archivo - Contaminación, cuidad - CEDIDA POR MARCOS GARCÍA RODRÍGUEZ - Archivo

MADRID, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

La enfermedad del hígado graso metabólicamente asociada (EHGMA) es un reto sanitario mundial cada vez mayor y supone una carga económica considerable. Un estudio epidemiológico a gran escala en China ha identificado vínculos entre la exposición a largo plazo a la contaminación del aire ambiente y la EHGMA.

Estos vínculos se ven exacerbados por estilos de vida poco saludables y la presencia de obesidad central, informan los científicos en el 'Journal of Hepatology', la revista oficial de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado.

La incidencia de la EHGMA ha aumentado de forma constante desde la década de 1980, y en la actualidad afecta a una cuarta parte de la población mundial y a la mayoría de los pacientes con diabetes de inicio en la edad adulta, lo que supone una carga mundial considerable.

En Asia, la EHGMA aumentó al 40% entre 2012 y 2017. Conocida anteriormente como enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA), puede progresar a enfermedades hepáticas terminales como la cirrosis y el cáncer de hígado, el trasplante de hígado y la muerte relacionada con el hígado.

Una serie de estudios en animales han demostrado que respirar contaminantes atmosféricos puede aumentar el riesgo de padecer EHGNA. Por ejemplo, la exposición a las partículas finas puede desencadenar un fenotipo similar al de la esteatohepatitis no alcohólica (EHNA), alterar el metabolismo hepático de la glucosa y favorecer la fibrogénesis hepática.

"La epidemia de EHGMA se corresponde con los cambios ambientales y de estilo de vida que se han producido junto con la rápida industrialización en todo el mundo, especialmente en muchos países asiáticos", explica el investigador principal, Xing Zhao, doctor de la Escuela de Salud Pública de China Occidental y del Cuarto Hospital de China Occidental, de la Universidad de Sichuan, en China.

Recuerda que "un número creciente de estudios ha sugerido que la contaminación del aire ambiente, que es el mayor problema ambiental causado por la industrialización, puede aumentar el riesgo de trastornos metabólicos como la resistencia a la insulina y la dislipidemia, y de enfermedades relacionadas como la diabetes mellitus tipo 2 y el síndrome metabólico".

"Sin embargo, las pruebas epidemiológicas de la asociación eran limitadas, por lo que realizamos esta investigación para mejorar nuestra comprensión de los efectos de la contaminación atmosférica en la salud humana y también para ayudar a reducir la carga de la EHGMA", explica.

Los investigadores llevaron a cabo un estudio epidemiológico sobre el papel potencial de la contaminación del aire ambiente en el riesgo de EHGMA en aproximadamente 90.000 adultos en China, basado en la encuesta de referencia de la Cohorte Multiétnica de China (CMEC), una cohorte prospectiva que inscribió a casi 100.000 participantes en el suroeste de China de 2018 a 2019.

El CMEC recopiló información de los participantes, incluyendo datos sociodemográficos, hábitos de estilo de vida y antecedentes relacionados con la salud, a través de entrevistas verbales realizadas por personal capacitado, y posteriormente evaluó la antropometría, las muestras biológicas (sangre, orina y saliva) y los datos de imágenes.

Los investigadores descubrieron que la exposición a largo plazo a la contaminación atmosférica ambiental puede aumentar las probabilidades de padecer un DMAE, especialmente en individuos de sexo masculino, fumadores y bebedores de alcohol, así como en aquellos que consumen una dieta rica en grasas. Los comportamientos de estilo de vida poco saludables y la acumulación excesiva de grasa en la zona abdominal pueden agravar los efectos nocivos.

"Nuestros hallazgos se suman a la creciente evidencia de los efectos perjudiciales de la contaminación ambiental sobre la función metabólica y los órganos relacionados --comentan el doctor Zhao y sus coinvestigadores--. Sin embargo, la actividad física no pareció modificar las asociaciones entre la contaminación atmosférica y el EHGMA. Sugerimos que los estudios futuros exploren si el momento, la intensidad y la forma de la actividad física pueden mitigar los efectos nocivos de la contaminación atmosférica".

Los investigadores proponen que la contaminación atmosférica se reconozca como un factor de riesgo modificable para la enfermedad de Alzheimer. Las poblaciones de alto riesgo deberían ser conscientes de la calidad del aire en las zonas donde viven y planificar sus actividades para minimizar su exposición a la contaminación atmosférica.

En un editorial adjunto, el doctor Massimo Colombo, del Hospital San Raffaele, Centro del Hígado, en Milán (Italia), y el doctor Robert Barouki, de la Universidad de París, Unidad T3S del Inserm, en Francia, recuerdan que la evaluación de los principales determinantes de la mortalidad en el mundo realizada por la OMS mostraba que la contaminación global encabezaba la lista, situándose por encima del tabaquismo, el consumo de alcohol y las principales enfermedades infecciosas, y que la contaminación atmosférica, el componente más crítico de la contaminación global, es probablemente responsable de millones de muertes al año en todo el mundo.

"Se espera que una mejor caracterización del exposoma hepático mejore la prevención y el asesoramiento preventivo --continúan--. De hecho, mientras que la actividad física junto con una dieta saludable se erigen como un pilar primordial en la lucha contra las morbilidades asociadas al síndrome metabólico, incluida la EHGMA, los hallazgos de que la contaminación ambiental podría exacerbar el riesgo de EHGMA podrían ofrecer nuevas pistas para perfeccionar el asesoramiento de estos pacientes, por ejemplo, restringiendo la exposición de las poblaciones de riesgo a entornos al aire libre con alto nivel de contaminación, como se recomienda para los pacientes que sufren de asma grave".

Concluyen que "también constituye un incentivo adicional para que los responsables de la toma de decisiones aceleren los esfuerzos para ajustarse a las directrices y límites de contaminación atmosférica de la OMS, ya que muchas ciudades de Europa y del mundo siguen estando muy por encima de esos límites".