Actualizado 12/04/2010 13:22:20 +00:00 CET

Asociaciones aplauden que el Gobierno financie una alternativa a la metadona contra la adicción a la heroína

Se trata de un tratamiento con receta de venta en farmacias hasta ahora de "difícil acceso" para los consumidores por su alto precio

MADRID, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los representantes de Socidrogalcohol, la Sociedad Española de Patología Dual (SEPD) y la Sociedad Española de Toxicomanías (SET), se mostraron hoy "satisfechos" con la reciente decisión de la Dirección General de Farmacia (DGF) de proporcionar financiación pública a través del Sistema Nacional de Salud (SNS) a la combinación de buprenorfina y naloxona, comercializada como 'Suboxone' por Reckitt Benckiser, como tratamiento para la dependencia de la heroína y otros opiáceos.

Hasta ahora, para los pacientes dependientes de opiáceos, la metadona era la única terapia financiada con cargo a los fondos públicos, y aunque el tratamiento con buprenorfina/naloxona se aprobó en España en 2008, la falta de financiación lo convertía en un fármaco de "difícil acceso", en vez de "una opción real" para los dependientes de heroína y otros opiáceos, la mayoría de ellos "personas de recursos económicos limitados", explicaron las asociaciones en un comunicado.

"Financiar este tratamiento contribuye a no estigmatizar ni discriminar a los adictos y a lograr su normalización", comentó el presidente de Socidrogalcohol, Julio Bobes. En este sentido, el profesor Bobes subrayó que, "aunque en ciertas comunidades autónomas existen todavía algunos obstáculos de tipo administrativo para facilitar el acceso a esta nueva opción terapéutica, se espera una rápida solución con el fin de garantizar la equidad entre pacientes en toda España".

El hecho de que 'Suboxone' sea un fármaco con receta que se dispensa en farmacias "proporciona a los usuarios un libre aprovechamiento de los recursos sociales disponibles, incorporación al mundo laboral, normalización de las relaciones interpersonales y abordaje del resto de problemas psicopatológicos con la medicación y la psicoterapia adecuadas", apuntaron.

Este hecho "permite a los profesionales desarrollar una práctica sanitaria basada en el respeto con criterios científicos, como se hace con el resto de usuarios del sistema público sanitario", señalaron.

MENOR RIESGO DE SOBREDOSIS

Entre las ventajas que ofrece este tratamiento, según los expertos, destaca la mayor seguridad para el paciente, ya que se trata de un fármaco oral que cuenta con un "efecto techo", lo que significa que llega un momento en el que la ingestión de más fármaco del necesario no produce un mayor efecto en el paciente, reduciendo así la posibilidad de sufrir una depresión respiratoria a consecuencia de la sobredosis.

Las investigaciones en neurociencias y estudios experimentales señalan además a este fármaco como "de especial interés" en algunos pacientes con patología dual (otros trastornos mentales además de la conducta adictiva), lo que aun se debe confirmar en ensayos clínicos.

Este tratamiento favorece además la integración social de los pacientes adictos a la heroína ya que, explicaron, al estar disponible en las farmacias, "permite a los pacientes acudir al mismo lugar que cualquier otra persona para adquirir sus tratamientos, y además poder llevarse el tratamiento necesario para varios días, en vez de tener que acudir diariamente a por el mismo".