Publicado 06/11/2020 07:40CET

Los asiáticos presentan el doble de accidentes cerebrovasculares relacionados con el COVID

Un médico militar atiende a un paciente enfermo de coronavirus en la unidad de cuidados intensivos, en China, a 1 de febrero de 2020.
Un médico militar atiende a un paciente enfermo de coronavirus en la unidad de cuidados intensivos, en China, a 1 de febrero de 2020. - Xinhua - Archivo

MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

La etnia asiática está fuertemente relacionada con el accidente cerebrovascular relacionado con el COVID, según un análisis de la actividad del centro de accidentes cerebrovasculares en Inglaterra y Escocia durante la primera ola de la pandemia de coronavirus, publicado en el 'Journal of Neurology Neurosurgery & Psychiatry'.

Entre los pacientes con accidente cerebrovascular isquémico, que es causado por una arteria bloqueada, casi 1 de cada 5 (20%) de aquellos con infección por COVID-19 cuando tuvieron su accidente cerebrovascular eran asiáticos, más del doble de la proporción observada en pacientes con accidente cerebrovascular isquémico sin COVID-19.

Los accidentes cerebrovasculares isquémicos también fueron más extensos y severos, y es más probable que provoquen una mayor discapacidad y muerte, cuando se asocian con COVID-19, indican los hallazgos.

Investigaciones anteriores han sugerido que la infección por COVID-19 podría hacer que la sangre sea más densa y, por lo tanto, más propensa a coagularse, lo que podría aumentar el riesgo de un accidente cerebrovascular, pero este hallazgo se ha visto socavado por la mala calidad de la evidencia hasta la fecha y la dependencia de las comparaciones con datos históricos de accidentes cerebrovasculares.

Para obtener una imagen más clara en tiempo real del impacto potencial del COVID-19 en el riesgo de accidente cerebrovascular, los investigadores recopilaron datos de 1470 accidentes cerebrovasculares entre pacientes ingresados en 13 hospitales entre marzo y julio de este año, durante la primera ola de la pandemia de coronavirus.

Durante este período, hubo 86 accidentes cerebrovasculares en pacientes con evidencia de COVID-19 en ese momento: 81 de estos accidentes cerebrovasculares fueron isquémicos (causados por vasos sanguíneos bloqueados) y el resto fueron hemorragias intracerebrales (causadas por la rotura de vasos sanguíneos).

La evidencia de infección se determinó mediante una prueba de coronavirus positiva dentro de los 4 días posteriores a la admisión o la sospecha de COVID-19 en el momento de la admisión y se confirmó en las pruebas en cualquier momento durante los 10 días posteriores.

Las características de estos accidentes cerebrovasculares 'COVID' se compararon con 1.384 (1.193 isquémicos y 191 intracerebrales) entre los pacientes ingresados durante el mismo período de tiempo, pero sin evidencia de COVID-19.

La etnia se registró en el 86% de los casos de COVID y en el 78% de los casos sin COVID. Entre los pacientes con accidente cerebrovascular isquémico, casi 1 de cada 5 (19%) de aquellos con infección por COVID-19 cuando tuvieron su accidente cerebrovascular eran asiáticos, más del doble de la proporción observada en pacientes con accidente cerebrovascular isquémico sin COVID-19 (7%). Esta tasa fue más alta que la observada en personas de etnia afrocaribeña.

El autor principal del estudio, el doctor Richard Perry, explica que el estudio sugiere que el COVID-19 ha tenido más impacto en los accidentes cerebrovasculares en la comunidad asiática que en otros grupos étnicos. "No podemos decir a partir de nuestros datos si esto se debe a que los asiáticos tienen más probabilidades de contraer COVID-19, pero parece poco probable que esta sea la única explicación", señala.

"La evidencia del Public Health England sugiere que en el Reino Unido las personas de origen afrocaribeño corren el mayor riesgo de contraer COVID-19, mientras que las de ascendencia asiática tienen solo un riesgo marginalmente mayor que las personas blancas --prosigue--. Por lo tanto, sospechamos que que las personas asiáticas que contraen COVID-19 pueden tener un mayor riesgo de accidente cerebrovascular asociado al COVID-19 que el que se observa en otros grupos étnicos".

Los accidentes cerebrovasculares isquémicos en pacientes con COVID tenían aproximadamente el doble de probabilidades de ser causados por el bloqueo de más de un vaso sanguíneo grande en el cerebro (18% frente al 8%), y de ser más graves, con una puntuación de gravedad promedio de accidente cerebrovascular (NIHSS) de 8 contra 5.

Los niveles de dímeros D, un marcador proteico de la densidad de la sangre, también fueron más altos en los accidentes cerebrovasculares relacionados con COVID-19 que en otros accidentes cerebrovasculares.

Los accidentes cerebrovasculares isquémicos en los pacientes con COVID-19 se asociaron con una discapacidad más grave en el momento del alta (puntuación media de discapacidad de 5 (de un posible 6) y la muerte en el hospital (20% frente al 10%), incluso después de tener en cuenta otros factores influyentes factores de riesgo.

En los 45 pacientes con COVID que habían tenido un accidente cerebrovascular isquémico, y para los que se registraron ambas fechas, los síntomas cardinales de COVID-19 se presentaron un promedio de 6 días antes del accidente cerebrovascular.

Entre los 3 pacientes que tuvieron una hemorragia cerebral, y para quienes se registraron ambas fechas, los síntomas de COVID-19 ocurrieron un promedio de 4 días después del accidente cerebrovascular. Aunque los números son pequeños, esta diferencia es significativa, dicen los investigadores.

No encontraron evidencia que respalde las sugerencias anteriores de que el SARS-CoV-2, el virus responsable de la infección por COVID-19, esté asociado con una edad más joven o con el sexo masculino en los pacientes con accidente cerebrovascular.

Los investigadores reconocen que una limitación importante de su estudio fue que solo pudieron informar las investigaciones realizadas como parte de la atención clínica de rutina. Pero incluyeron pacientes de 13 centros en todo el Reino Unido, por lo que pueden ser más representativos que los estudios existentes de un solo sistema hospitalario o ciudad, sugieren.

"Estos hallazgos confirman que el COVID-19 tiene una influencia importante sobre el inicio, las características y el resultado del accidente cerebrovascular isquémico agudo", escriben. Todavía no está claro cómo el virus ejerce su influencia, pero es poco probable que un solo factor sea responsable, explican.

"Sugerimos que el COVID-19 puede provocar la aparición de un accidente cerebrovascular isquémico a través de una variedad de mecanismos trombóticos (formación de coágulos) e inflamatorios, promoviendo la generación de trombos en el corazón o vasos grandes o mediante la oclusión de vasos pequeños", señalan.

"Cuál de estos mecanismos se manifiesta en un paciente determinado puede estar determinado por los factores de riesgo vascular convencionales de ese individuo, como la fibrilación auricular, el ateroma de vasos grandes, la hipertensión o la diabetes mellitus tipo 2".

Por todo ello, concluyen que el estudio "proporciona la evidencia más convincente hasta el momento de que los accidentes cerebrovasculares isquémicos asociados con COVID-19 son más graves y tienen más probabilidades de provocar una discapacidad grave o la muerte, aunque el panorama no es tan sombrío como han sugerido estudios anteriores".

Contador