Así influye ser optimista en la salud cardiovascular

Optimista, optimismo, feliz
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / NEMANJA ZIVANCEVIC
Publicado 12/09/2018 8:13:50CET

MADRID, 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Medicina Feinberg de Northwestern University (Estados Unidos), liderados por Darwin R. Labarthe, ha puesto de manifiesto que ser optimista puede mejorar la salud cardiovascular.

Publicado en el 'Journal of the American College of Cardiology', en el trabajo se ha analizado cómo el entorno social, el bienestar psicológico y la efectividad de las estrategias de intervención pueden ayudar a fortalecer las perspectivas de las personas con alguna enfermedad.

El estudio define la salud cardiovascular en dos partes: conductas de salud (dieta saludable, actividad física, tabaquismo e índice de masa corporal) y factores de salud (presión arterial favorable, colesterol total y glucosa).

Anteriormente, diversos estudios han demostrado relación positiva entre el optimismo (una faceta del bienestar psicológico) y la enfermedad cardiaca, incluido una investigación de 2017 que mostró que las mujeres mayores más optimistas tenían un riesgo 38 por ciento menor de mortalidad por enfermedad cardiaca.

En este sentido, en el nuevo trabajo, los científicos han observado que los pacientes más optimistas tenían menos probabilidades de ser fumadores y realizaban más actividad física de forma regular. Además, tenían dietas más saludables ya que consumían más frutas y verduras y menos carnes y productos procesados.

"El bienestar psicológico influyó en la salud del corazón a través de procesos biológicos, comportamientos de salud y recursos psicosociales. Tener una sólida red de apoyo social también les brinda confianza a los pacientes sobre su salud futura y les ayuda a actuar con prontitud en el asesoramiento médico, participar en la resolución de problemas y tomar medidas preventivas activas", han dicho los expertos.

Finalmente, los investigadores han sugerido que los programas de intervención, como por ejemplo el 'mindfulness', pueden fortalecer el bienestar psicológico.