Así afecta al cerebro la pérdida de ingresos

Publicado 03/10/2019 7:08:43CET
Sin dinero.
Sin dinero.PIXABAY

   MADRID, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Los adultos jóvenes que experimentan caídas de ingresos anuales del 25 por ciento o más pueden estar en mayor riesgo de tener problemas de pensamiento y una salud cerebral reducida en la mediana edad, según un estudio publicado en la edición en línea de 'Neurology', el Revista médica de la Academia Americana de Neurología.

   "La volatilidad de los ingresos está en un nivel récord desde la década de 1980 y hay una creciente evidencia de que puede tener efectos generalizados en la salud, sin embargo, las políticas con la intención de suavizar los cambios de ingresos impredecibles se están debilitando en los Estados Unidos y en muchos otros países", advierte la autora del estudio, Leslie Grasset, del Centro de Investigación Inserm, en Burdeos(Francia).

   "Nuestro estudio exploratorio siguió a los participantes en los Estados Unidos a través de la recesión a fines de la década de 2000, cuando muchas personas experimentaron inestabilidad económica --explica--. Nuestros resultados proporcionan evidencia de que una mayor volatilidad de los ingresos y una mayor caída de los ingresos durante los años de ingresos máximos están relacionados con el envejecimiento cerebral no saludable en la mediana edad".

   El estudio incluyó a 3.287 personas que tenían entre 23 y 35 años al comienzo del estudio y se inscribieron en el estudio de Desarrollo de riesgo de arterias coronarias en adultos jóvenes (CARDIA), que incluye una población racialmente diversa. Los participantes informaron su ingreso familiar anual antes de impuestos cada tres o cinco años durante 20 años, de 1990 a 2010.

   Los investigadores examinaron con qué frecuencia disminuyeron los ingresos, así como el porcentaje de cambio en los ingresos entre 1990 y 2010 para cada participante. Según el número de caídas de ingresos, los participantes se dividieron en tres grupos: 1.780 personas que no tuvieron una caída de ingresos; 1.108 que tuvieron una caída del 25 por ciento o más del ingreso anterior informado; y 399 personas que tuvieron dos o más de esas pérdidas.

   A los participantes se les realizaron pruebas de pensamiento y memoria que midieron cómo completaban las tareas y cuánto tiempo les llevó completarlas. Los investigadores encontraron que las personas con dos o más caídas de ingresos tuvieron peores desempeños en la realización de tareas que las personas sin caídas de ingresos. En promedio, obtuvieron puntajes peores en 3,74 puntos o 2,8 por ciento.

   "Como referencia, este bajo rendimiento es mayor de lo que normalmente se ve debido a un año de envejecimiento, lo que equivale a una puntuación peor en solo 0,71 puntos en promedio o 0,53 por ciento", explica Grasset.

   Los participantes con más caídas de ingresos también obtuvieron peores resultados en cuanto al tiempo que llevó completar algunas tareas. Del grupo de estudio, 707 participantes también tuvieron escáneres cerebrales con imágenes de resonancia magnética (MRI) al comienzo del estudio y 20 años después para medir su volumen cerebral total, así como los volúmenes de varias áreas del cerebro.

   Los investigadores encontraron que, en comparación con las personas sin reducción de ingresos, las personas con dos o más reducciones de ingresos tenían un volumen cerebral total menor. Las personas con una o más caídas de ingresos también tenían una conectividad reducida en el cerebro, lo que significa que había menos conexiones entre diferentes áreas del cerebro.

   "Puede haber varias explicaciones de por qué un ingreso inestable puede influir en la salud del cerebro, incluso que las personas con un ingreso más bajo o inestable pueden tener un acceso reducido a una atención médica de alta calidad que puede resultar en un peor manejo de enfermedades como la diabetes, o manejo de conductas poco saludables como fumar y beber", señala Grasset.

   "Si bien nuestro estudio no prueba que las caídas en los ingresos reduzcan la salud del cerebro, sí refuerza la necesidad de realizar estudios adicionales que examinen el papel que juegan los factores sociales y financieros en el envejecimiento cerebral --añade--. Es posible que mejorar la estabilidad de los ingresos pueda ser beneficioso papel en la salud del cerebro, y existen opciones de políticas directas para reducir la volatilidad de los ingresos, como el seguro de desempleo y el seguro de salario a corto plazo".

Contador