Aragón.- Azajer asegura que la crisis provoca un repunte de cerca de un 30% en las peticiones de ayuda para ludópatas

Actualizado 22/10/2010 18:16:09 CET

La asociación cerrará sus puertas el 31 de diciembre si el Departamento de Sanidad no les garantiza apoyo económico

ZARAGOZA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La vicepresidenta y directora médica de la Asociación Aragonesa de Jugadores de Azar en Rehabilitación (Azajer), Teresa Gonzalo, ha informado de que la crisis ha provocado un incremento de entre el 25 y el 30 por ciento en las peticiones de atención por parte de adictos al juego.

En una rueda de prensa en Zaragoza, Gonzalo ha indicado que los ludópatas "son personas infantiles e inmaduras que pueden pensar que un golpe de suerte puede solucionar sus problemas económicos y su vida", lo que se traduce en un repunte en los problemas de adicción al juego.

Así, el director terapéutico de la asociación, José Vicente Marín, ha añadido que, si bien la Administración y los empresarios de este sector aseguran que, con las dificultades económicas, ha disminuido la recaudación, "aumenta el número de personas que se acercan al juego.

"Se trata de personas que, en otra situación, jamás se habrían planteado acercarse al juego", ha explicado, y ha añadido que Loterías y Apuestas del Estado "es la que más demandas suscita entre los ciudadanos".

Ante este incremento en la demanda de atenciones, ambos han lamentado que los 21 años de andadura de la asociación "se van a venir abajo y nos vamos a ver obligados a cerrar el 31 de diciembre por las restricciones económicas a las que nos somete la Consejería de Sanidad y Consumo, que ha reducido un 75 por ciento la dotación económica", ha señalado Marín.

Por ello, ha reclamado la puesta en marcha de "un marco jurídico en el que podamos desenvolvernos con seguridad año tras año, tal como se aprobó por unanimidad en una Proposición no de Ley el 12 de diciembre de 2009 en la Comisión de Peticiones y Derechos Humanos".

INTERRUMPIR TRATAMIENTOS

Teresa Gonzalo ha afirmado que, si la asociación cierra sus puertas, más de 300 personas se verían obligadas a dejar su tratamiento sin acabar "y quedarían sin ningún tratamiento asistencial, dado que la Administración no cubre el tratamiento de la ludopatía ni la atención a los familiares".

Gonzalo ha relatado que la consejera de Sanidad y Consumo, Luisa María Noeno, les ha manifestado que la ludopatía "no es una enfermedad mental" y les ha derivado a la Consejería de Servicios Sociales "donde no sabían nada de este asunto". Además, ha explicado que el Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, ha interpelado dos veces a Noeno "sin recibir respuesta alguna".

Además, Gonzalo ha añadido que "en los últimos tiempos es excepcional el paciente que llega sólo con la adicción al juego, porque suele venir acompañada de la adicción a los drogas o al alcohol". "En Sanidad no han entendido que la solución no es una deshabituación sino que se trata de la consecuencia de un problema del que tienes que ser consciente para cambiarlo", ha expuesto.

Ha añadido que en la asociación existe un alto índice de abandonos "porque es un programa duro que muchas personas no pueden soportar", además de que existe una tasa de recaída del dos por ciento a los cinco años porque la familia a veces tiene el mismo problema de personalidad que el adicto, pero sin la adicción".

Además, el director terapéutico de la asociación ha indicado que el juego por Internet está provocando un incremento en las adicciones ya que existen entre 300.000 y 500.000 jugadores 'online' inscritos en páginas especializadas y 300.000 jugadores habituales.

"El problema es la discreción y la inmediatez, por lo que es necesario un marco que lo regule, que también beneficiaría a la Administración, que podría recaudar tasas", ha expuesto, tras informado de que el dinero que se apuesta se sitúa entre los 320 y los 600 millones de euros.

LUDÓPATA PARA SIEMPRE

La rueda de prensa ha contado con la presencia de Ramón Bolea, un socio rehabilitado que presta su ayuda a las personas adictas al juego. Ha explicado que el tratamiento se prolonga durante dos años porque "dejar de echar la moneda es muy fácil, lo complicado es saber por qué la echabas, el que es ludópata lo es siempre y tiene que aprender a vivir con ello".

El ludópata en tratamiento Javier García ha señalado que su adicción a supuesto la separación de su mujer y de su hijo de seis años, así como "destrozar" a toda su familia. Ha indicado que "gracias a la ayuda de los terapeutas y los voluntarios, cuatro meses después puedo salir a la calle y he notado un cambio grandísimo".

"Si la asociación se cierra estoy seguro al 95 por ciento de que volveré a caer y perderé todo lo que he conseguido. He tenido la suerte de que mi socio y mi familia han estado a mi lado, pero es necesaria la ayuda de estos profesionales que se dejan la piel por sacarte de la adicción", ha aseverado.

Por su parte, Nati Arnáiz, que es hija de un ludópata, ha opinado que "los psiquiatras no tienen implicación personal, mientras que en Azajer nos hemos sentido siempre personas especiales con terapias muy duras que se prolongan durante dos horas". "Yo no veo dinero público que se vea tan claro donde se gasta, a éstos es a los que hay que dar subvenciones", ha concluido.