La atención y asesoramiento médico-deportivo de los gimnasios mejora, pero aún es deficiente

Actualizado 11/11/2011 17:20:31 CET
EP/REMITIDO

ZARAGOZA, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

La atención y el asesoramiento médico-deportivo de los gimnasios en Zaragoza, "aunque mejora sigue siendo deficiente", según se desprende de un estudio realizado por Eroski Consumer que ha analizado 125 instalaciones en 18 capitales de España, entre ellas 8 de Zaragoza.

Los precios medios de España por acudir a este tipo de instalaciones suponen un desembolso de 71,5 euros por la matrícula y de 60,5 euros por la mensualidad

En España más de nueve millones de usuarios acuden de forma habitual a un gimnasio con la intención de mantenerse en forma. El crecimiento y la evolución de estos establecimientos, que han pasado de pequeños locales, donde se realizaban actividades deportivas básicas, a convertirse en los actuales centros que ofertan múltiples servicios, muchos de ellos en formato franquicia.

Eroski Consumer ha estudiado la calidad del servicio que ofrecen estos gimnasios que consiguen una valoración media final de "bien" (mejor que el mediocre "aceptable" de 2008), aunque un 14 por ciento no logra superar la prueba. En la actualidad, en el conjunto de España, cobran, además de una matrícula de inscripción, una cuota mensual de 63 euros de media si tienen zona de aguas (jacuzzi, piscina, aguas termales) y de unos 53 euros si no disponen de ella.

En Zaragoza, los técnicos de esta revista se hicieron pasar por usuarios interesados en inscribirse y visitaron 8 gimnasios en septiembre. Se analizaron sus tarifas y horarios, el estado de las instalaciones, el equipamiento y los servicios ofertados, además de aspectos relacionados con la seguridad, su accesibilidad, y la atención y asesoramiento al cliente.

Así, los locales estudiados en la capital aragonesa logran una calificación global final de 'bien', igual que la media del informe y algo mejor que el 'aceptable' logrado en 2008. De hecho, solo uno de los ocho gimnasios estudiados se queda en un mediocre 'aceptable'.

Por apartados, aunque el estado de las instalaciones y la oferta de servicios de los gimnasios zaragozanos analizados logran un 'excelente' y un 'muy bien', respectivamente, de nota media final; el apartado de atención y asesoramiento al cliente suspende con un `regular', dejando en evidencia las carencias en este sentido, señala el estudio.

En cuanto al apartado de horarios y aspectos relacionados con las tarifas, la valoración final tampoco es del todo satisfactoria, ya que no logra más que un mediocre 'aceptable'. Unas notas que han mejorado, aunque no considerablemente, comparado con las valoraciones otorgadas en 2008.

PRECIOS

Las tarifas de los gimnasios dependen en gran medida de sus características y de la variedad de sus servicios. El pago de la matrícula de inscripción, que se paga una única vez, es obligatorio en los ocho centros estudiados en Zaragoza.

El coste medio de la inscripción en los locales con zona de aguas o SPA (por ejemplo piscina, sauna o jacuzzi) asciende a 83 euros; mientras que en aquellos gimnasios sin SPA supone 60 euros. Pero la mensualidad que se abona por acudir todos los días al gimnasio, en Zaragoza, los centros estudiados cobran una media de 60,5 euros al mes, pero de nuevo influye si el centro cuenta o no con zonas de aguas. Si disponen de ella la cantidad es de 66 euros y en los gimnasios que no cuentan con SPA la mensualidad media es de 55 euros.

Desde Eroski Consumer se recomienda al consumidor que compare precios antes de inscribirse en un gimnasio. Por ejemplo, en la capital zaragozana el gimnasio con la mensualidad más cara (90 euros) obtuvo una calificación media final de 7,4, mientras que el centro más económico (40 euros) se quedaba en un 5.

LA ATENCIÓN AL CLIENTE PIERDE MÚSCULO

"Hacer ejercicio físico es beneficioso para la salud cuando se practica de forma controlada o en un estado de salud adecuado", precisan desde Eroski Consumero para calificar de "imprescindible" que los centros presten una atención preferente al estado de salud de sus usuarios y que cuenten con profesionales acreditados que guíen a los usuarios.

En especial, quienes sufren por ejemplo lesiones físicas, fuman, padecen alguna enfermedad coronaria, tienen el colesterol alto o presentan antecedentes familiares de cardiopatía. Sin embargo, Eroski Consumer ha constatado que "solo en uno de los ocho gimnasios visitados en Zaragoza realizan un examen médico previo al nuevo cliente para conocer cuál es su estado físico", pero no es un chequeo completo, "únicamente se toman las pulsaciones, medidas de peso y altura, entre otros aspectos.

Monitores titulados

En Zaragoza, en todos los gimnasios visitados confirmaron que ofrecían el servicio de asesoramiento de un monitor profesional que diseñe las tablas de ejercicios y actividades. Además, en la misma proporción se ha observado durante las visitas, que, en todas las salas, se contaba con un monitor que controlara la correcta ejecución de las actividades de los usuarios.

Por otra parte, en cinco de los ocho centros no dieron información alguna acerca de si sus empleados contaban con la titulación adecuada para llevar a cabo su labor profesional; mientras que en los otros tres casos, la respuesta ofrecida "fue ambigua o confusa, de forma que no quedaba clara la titulación específica del personal", concluye el informe de Eroski Consumer.