Publicado 07/07/2020 14:03:10 +02:00CET

ANECPLA recuerda que los casos de legionella pueden ser confundidos con la COVID-19

Bacteria Legionella
Bacteria Legionella - CDC - Archivo

MADRID, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) ha recordado que la legionelosis es una enfermedad respiratoria que puede llegar a ser fatal en determinados casos y que, debido a la similitud de sus síntomas, existe un riesgo a ser diagnosticada erroneamente como positivo en COVID-19.

A este respecto, la directora general de ANECPLA, Milagros Fernández de Lezeta, ha alertado de que "ahora que estamos asistiendo a la reapertura de establecimientos como gimnasios, spas, balnearios, centros termales, centros deportivos privados y municipales, etcétera, la amenaza de la Legionella se suma a la del coronavirus. Más aún cuando la mayoría de estos centros llevan meses cerrados, con la posibilidad de que, con el confinamiento, se hayan relajado las medidas para su adecuado mantenimiento".

Y advierte de que "en estos momentos debemos tener más cuidado que nunca con la posibilidad de la proliferación de casos de Legionella. Es importante que la crisis sanitaria generada por el coronavirus no nos haga relajar las medidas de cuidado y prevención frente a otras amenazas latentes, como es la legionelosis. Hacer frente a un riesgo no debe ni puede suponer que no estemos atentos a otros, algo que nos haría más vulnerables frente a ellos".

Como indica Sergio Monge, presidente de ANECPLA, "corremos el riesgo de que casos que realmente sean infección por Legionella no se identifiquen como tal, o tarde en hacerse y, como resultado, se traten de forma incorrecta o tardía". Del mismo modo que se está evidenciando con el coronavirus, la legionelosis tiende a afectar más a hombres que a mujeres y el número de casos aumenta, además, con la edad. De hecho, prácticamente un 80% de todos los casos del 2018 en España, se produjeron en personas de más de 50 años.

En España, la tasa de incidencia de esta enfermedad está muy por encima de la media europea; un dato que no deja de empeorar cada año. Según un informe hecho público recientemente por el Instituto de Salud Carlos III, sólo en 2018 se declararon 1.631 casos de legionelosis frente a los 1.493 de 2017 o los 1.020 de 2016. Estos datos muestran un aumento de los casos declarados de legionelosis en 2018, de un 7% sobre los casos de 2017 y de un 57% sobre los de 2016.