La Junta tardará un mes en comprobar los componentes de los cigarrillos electrónicos

Actualizado 13/01/2011 15:06:09 CET

Quiere que aquellos cigarrillos que liberen nicotina se vendan sólo en farmacias

MADRID, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Junta de Andalucía obtendrá "en el plazo de un mes" los primeros resultados preliminares del estudio puesto en marcha para comprobar los componentes de los cigarrillos electrónicos y corroborar que se adecuan a los términos en los que se ofrecen a los consumidores, según asegura la consejera de Salud, María Jesús Montero.

Esta iniciativa, según ha explicado la consejera, se ha puesto en marcha ante las "dudas" de algunas sociedades científicas sobre la composición y eficacia para dejar de fumar de estos productos, cuya demanda "se ha incrementado de forma considerable" tras la entrada en vigor de la Ley antitabaco.

Estos cigarrillos contienen unos cartuchos que, en algunos casos, actúan liberando nicotina, como reconoce el propio fabricante, mientras que en otros, aseguran que lo que se libera es vapor de agua. No obstante, en ambos casos, explica Montero, la Junta quiere analizar "si efectivamente son seguros o tienen más sustancias añadidas que pudieran ser perjudiciales para la salud".

Para ello, el Laboratorio de Tabaco de la Consejería andaluza de Agricultura dispone de una máquina que reproduce las condiciones del fumador y, por tanto, permitirá "conocer las sustancias que liberan estos cigarrillos, en qué cantidades llegan al organismo, si son dañinas y en concentraciones que pueden ser asumidas sin riesgo".

Tras estos primeros resultados, que podrían estar listos en el plazo de un mes, insiste Montero, la Junta se pondrá en contacto con el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad para que, a través de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), los cigarrillos que liberen nicotina se consideren un producto sanitario "al igual que los chicles de nicotina".

"Si al final son considerados medicamentos, la recomendación es que su uso siga las instrucciones que tienen en estos productos, y que su dispensacion y venta se lleve a cabo en las oficinas de farmacia", explica Montero.

Además, en este caso, se precisarían estudios de investigación que corroboren que estos productos ayudan a dejar de fumar, ya que actualmente "se le dice al consumidor que ayuda a dejar de fumar cuando, en realidad, no está demostrado".

Hasta entonces, no obstante, la consejera andaluza se muestra tranquila porque "los profesionales ya están advirtiendo de las dudas razonables acerca de que el producto contribuya a dejar de fumar", e incluso hay quienes "están desaconsejando su uso porque entienden que los hábitos del fumador se consolidan y no se eliminan".