El análisis matemático de imágenes tumorales ayuda a entender qué hace que un cáncer pueda ser más o menos agresivo

Publicado 12/06/2019 14:03:22CET
ISGLOBAL - Archivo

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El análisis matemático de imágenes tumorales ayuda a entender qué hace que un cáncer pueda ser más o menos agresivo y cómo combatirlo, según una investigación co-liderada por los grupos de Rosa Noguera de la Universidad de Valencia-INCLIVA y CIBER de Cáncer (CIBERONC) y de Luis M. Escudero de la Universidad de Sevilla y CIBER de Enfermedades Neurodegenerativas.

Según han explicado los investigadores, existen claras evidencias de que el entorno que rodea y da soporte a las células tumorales (la matriz extracelular), participa de forma importante en la iniciación y en la progresión tumoral. Este entorno está formado por una red de fibras y fibrillas que dependiendo de su densidad y de cómo estén conectadas darán mayor o menor rigidez a este microambiente tumoral.

Por lo tanto, según han asegurado, es importante conocer cómo las células tumorales se relacionan con la matriz extracelular y cómo las fibras y fibrillas se organizan. Para conseguirlo los investigadores han combinado en este estudio el análisis de imágenes de muestras biópsicas tumorales de pacientes afectos de neuroblastoma con nuevos procedimientos matemáticos (Teoría de Grafos), que han permitido cuantificar cómo las fibrillas de vitronectina (glucoproteína que se encuentra abundantemente en el suero, la matriz extracelular y el hueso) están organizadas.

La conclusión del estudio "es bastante más simple", según aseguran sus autores. El grado de organización de la vitronectina correlaciona con la agresividad del tumor y podría utilizarse para clasificar a los pacientes antes de un posible tratamiento. Los resultados obtenidos sugieren que la vitronectina puede cambiar la rigidez del entorno de las células tumorales. En los casos más graves la vitronectina estaría guiando a los neuroblastos cancerosos posibilitando que puedan invadir otros órganos.

Es decir, los cambios provocados por una determinada organización de la vitronectina pueden formar unas "vías" que ayudarían a que el tumor migrase, con los graves perjuicios que esto ocasiona. Por esto, los investigadores han señalado que este estudio de "ciencia básica" abre una posible nueva forma de combatir este cáncer y puede basarse en modificar la organización de la vitronectina y así hacer los tumores menos agresivos.

Contador

Para leer más