Publicado 02/03/2021 17:26CET

Las alteraciones en el nivel de magnesio en suero se presentan como un nuevo factor de riesgo en la enfermedad hepática

Archivo - Tejido hepático afectado por la enfermedad del hígado graso no alcohólico.
Archivo - Tejido hepático afectado por la enfermedad del hígado graso no alcohólico. - DR. DAVID KLEINER, NCI - Archivo

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las personas con alteraciones en los niveles de magnesio tienen un mayor riesgo de presentar hígado graso no alcohólico con inflamación, tal como concluye un estudio liderado por investigadores del CIC bioGUNE y CIBER de Enfermedades Hepáticas y Digestivas, CIBEREHD.

La investigación, que acaba de ser publicada en 'Journal of Hepatology', ha demostrado que, en los pacientes con esteatohepatitis no alcohólica, se observa una expresión más elevada de CNNM4, una proteína que actúa transportando magnesio fuera del hígado y que, por tanto, es responsable del desequilibrio en los niveles de este catión, lo que finaliza en el desarrollo de la enfermedad hepática.

La enfermedad esteatohepatitis no alcohólica, caracterizada por inflamación y fibrosis hepática, está asociada a la obesidad y afecta a 1.700 millones de personas en el mundo. Los hábitos nutricionales poco saludables y los desequilibrios dietéticos son la causa principal de muchas enfermedades. El magnesio se encuentra ampliamente distribuido en muchos alimentos, tanto vegetales como animales. La mayoría de las verduras, legumbres, guisantes, judías y frutos secos, son ricos en magnesio, al igual que algunos mariscos y especias.

"Este estudio subraya la importancia de mantener el equilibrio del magnesio para conseguir un hígado saludable. Es esencial conocer cómo este metal afecta al metabolismo de los lípidos a nivel celular, así como descubrir cuáles son las dianas terapéuticas asociadas a esta enfermedad y a otras patologías hepáticas", señala Daniela Buccella, profesora asociada de química en la Universidad de Nueva York y coautora del estudio.

"Estos pacientes presentan, por lo tanto, una maquinaria de exporte del magnesio alterada, lo que aumenta la vulnerabilidad del hígado a procesos inflamatorios, al desarrollo de fibrosis y al depósito de grasa", asegura la doctora Martínez Chantar.

En este mismo estudio se presenta una aproximación terapéutica novedosa basada en la tecnología GalNAc-RNA, que está dirigida específicamente al hígado, modulando los niveles de CNNM4. La molécula GalNAc-siRNA CNNM4, desarrollada por Silence Therapeutics, propietaria de la plataforma mRNAi 'GOLD' (GalNAc Oligonucleotide Discovery), revierte la patología hepática de forma eficaz en modelos preclínicos de esteatohepatitis. Esta molécula abre una ventana terapéutica, todavía sin explorar, para tratar la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Concretamente, este estudio ha estado liderado por el laboratorio de Liver Disease de Malu Martínez Chantar en CIC bioGUNE -miembro del Basque Research & Technology Alliance, BRTA- (CIC bioGUNE y CIBER de Enfermedades Hepáticas y Digestivas, CIBEREHD), y Jorge Simón (CIC bioGUNE y CIBEREHD), primer autor del artículo,