Las altas cantidades de tiempo ante a la pantalla comienzan ya en la infancia

Publicado 26/11/2019 7:29:39CET
Niño usando un móvil, niño smartphone
Niño usando un móvil, niño smartphone - PIXABAY / ANDI_GRAF - Archivo

    MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Una nueva investigación, publicada en la revista 'JAMA Pediatrics' alerta de que las altas cantidades de tiempo pasado ante alguna pantalla, como la televisión, el ordenador o cualquier otro dispositivo móvil, empiezan ya en la infancia, especialmente en los niños que cuidados en casa o son de madres primerizas.

   El tiempo diario que de media pasan los niños mirando una pantalla aumentó de 53 minutos a los 12 meses de edad a más de 150 minutos a los 3 años, según un análisis realizado por investigadores de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, la Universidad de Albany y el Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York.

   Además, los 8 años, los niños tenían más probabilidades de registrar la mayor cantidad de tiempo frente a la pantalla si habían estado en cuidado infantil en el hogar o habían nacido de madres primerizas.

   "Nuestros resultados indican que los hábitos de detección comienzan temprano --explica Edwina Yeung, autora principal del estudio e investigadora de la Rama de Epidemiología del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (NICHD)--. Este hallazgo sugiere que las intervenciones para reducir el tiempo de pantalla podrían tener una mejor oportunidad de éxito si se introducen temprano".

   Los investigadores del NICHD y sus colegas analizaron datos del Estudio Upstate KIDS, originalmente realizado para seguir el desarrollo de los niños concebidos después de los tratamientos de infertilidad y nacidos en el estado de Nueva York de 2008 a 2010.

   Las madres de casi 4.000 niños que participaron en el estudio respondieron a las preguntas sobre los hábitos mediáticos de sus hijos cuando tenían 12, 18, 24, 30 y 36 meses de edad. También respondieron preguntas similares cuando los niños tenían 7 y 8 años. El estudio compiló información demográfica adicional sobre las madres y los niños a partir de registros de nacimiento y otras encuestas.

   La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda evitar la exposición a los medios digitales para niños menores de 18 meses de edad, introducir a los niños de 18 a 24 meses a los medios de pantalla lentamente y limitar el tiempo de pantalla a una hora al día para niños de 2 a 5 años.

   En el estudio actual, los investigadores encontraron que el 87% de los niños tenían un tiempo de pantalla que excedía estas recomendaciones. Sin embargo, si bien el tiempo frente a la pantalla aumentó durante la infancia, a los 7 y 8 años, ese tiempo se redujo a menos de 1,5 horas por día. Los investigadores creen que esta disminución se relaciona con el tiempo que consumen las actividades relacionadas con la escuela.

   Los autores del estudio clasificaron a los niños en dos grupos en función de cuánto aumentó su tiempo de pantalla diario promedio de 1 a 3 años. El primer grupo, el 73% del total, tuvo el aumento más bajo, de un promedio de casi 51 minutos al día a casi una hora y 47 minutos al día.

   El segundo grupo, el 27% del total, tuvo el mayor aumento, de casi 37 minutos de tiempo de pantalla al día a aproximadamente 4 horas al día.

   Los niveles más altos de educación parental se asociaron con menores probabilidades de inclusión en el segundo grupo. Además, las niñas tenían menos probabilidades de estar en el segundo grupo, en comparación con los niños, mientras que los hijos de madres primerizas tenían más probabilidades de estar en el grupo de alto aumento.

   Los investigadores también clasificaron a los niños en percentiles en función de su tiempo de pantalla diario total. Los niños tenían más probabilidades de estar en el percentil 10 o más alto si sus padres solo habían terminado la educación secundaria o equivalente (más del doble de probabilidades) o eran hijos de madres primerizas (casi el doble de probabilidades).

   Del mismo modo, en comparación con los niños nacidos solos, los gemelos tenían más probabilidades de pertenecer al grupo de tiempo de pantalla más alto. En comparación con los niños que reciben atención en el centro, los niños que reciben atención en el hogar, ya sea que los brinden los padres, una niñera o un pariente, tenían más del doble de probabilidades de tener un tiempo de pantalla elevado.

Contador