Actualizado 30/04/2010 12:08 CET

Alimentación variada, equilibrada y moderada junto con una buena hidratación ayuda a nutrición correcta, según expertos

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 30 Abr. (EUROPA PRESS) -

Una alimentación variada, equilibrada y moderada junto con una buena hidratación ayuda a una nutrición correcta, según la investigadora de la Fundación Española de la Nutrición (FEN), Teresa Valero.

Valero subrayó la importancia del agua, ya que es el componente "más abundante" del cuerpo humano. "A diferencia de los nutrientes, los cuales tenemos reservas, del agua no, por eso la importancia de estar reponiendo constantemente nuestro organismo. Considerando el agua como el principal aporte de líquidos de nuestro cuerpo además de otras formas de hidratación, por ejemplo, las sopas, las infusiones, los zumos y los refrescos", destacó.

En este sentido, indicó que no hay unas exigencias recomendadas de líquidos porque es "muy individual" las necesidades de cada persona aunque sí que recomendó, para un adulto sano, ingerir entre 2 y 3 litros de líquidos al día.

De todos modos, puntualizó que "siempre" hay que tener en cuenta a las poblaciones de riesgo, entre las que citó a los niños, ya que su composición de agua en el organismo "es mayor"; mientras que en un adulto sus necesidades de hidratación "son mayores, o las mujeres embarazadas que deben mantener un buen estado de hidratación propio para poder hidratar también al feto, y las mujeres lactantes ese agua que necesitan para la producción de leche, a parte de sus necesidades, es un plus que debe llevar añadido".

También advirtió la atención que se debe prestar a las personas de edad avanzada porque debido a sus patologías, así como a la pérdida de la sensación de sed, "hay que prestarle especial atención a la hora de ingerir líquidos por los graves problemas de deshidratación y más ahora en esta época de calor".

En conclusión, recomendó a la población en general beber "antes de tener sed para poder mantener el cuerpo hidratado".

En cuanto a la hidratación entre los deportistas, destacó la importancia de realizarla "no sólo mediante la ingesta de agua, sino incorporando líquidos y bebidas cuya composición incluya carbohidratos y sales minerales, necesarios para los que realizan ejercicio físico intenso por el desgaste que su actividad representa para su organismo".

MÍNIMO 5 RACIONES ENTRE FRUTAS Y VERDURAS

Respecto a la necesidad de realizar una alimentación variada y equilibrada, aconsejó "tomar como mínimo 5 raciones al día entre frutas y verduras". Agregó que la "gran cantidad" de compuestos, tanto nutricionales como no nutricionales, que proporcionan los vegetales, son unos "excelentes aliados" para mantener La salud y prevenir determinadas enfermedades.

Para Valero la dieta "saludable" se centra en tres requisitos principales, variedad, equilibrio y moderación. En cuanto a variedad se refirió a la necesidad de consumir alimentos de "todos" los grupos (carnes, pescados, frutas, verduras, hortalizas, legumbres), y aparte dentro de cada grupo de alimentos hay que consumir variedad porque "siempre algún alimento puede que tenga deficiencia en algún nutriente que pueda ser compensado por otro --del mismo grupo--".

La alimentación también tiene que ser equilibrada, "que lo que se ingiera sea igual que lo que se gaste para no tener o bien un exceso o bien un defecto".

En este sentido, explicó que en una balanza, en un extremo está la ingesta energética real de los alimentos y el gasto energético. "En el caso de un balance positivo, se ingiere más de lo que se gasta, siempre va a poder derivar a posible sobrepeso o obesidad; en el caso contrario, en un balance negativo en el que se ingiera mucho menos de lo que se gaste, se puede llegar a la anorexia o bulimia. Siempre recomendamos que haya un equilibrio entre ambos factores", insistió.

Respecto a la moderación, señaló que hay "determinadas sustancias, determinados nutrientes, sobre todo, en personas que tienen problemas de salud, las cuales sí que tienen que prestar especial atención" al consumo de azúcares refinados, que deben ser menos del 10 por ciento de las energía total que se consume al día; las grasas, "ya no por el total en sí sino por el tipo de grasas que se consuma, que va a ser mejor o peor respecto a una posible enfermedad cardiovascular"; y el consumo de la sal, que debe ser menos de 6 gramos al día.

La especialista también recomendó a los padres que empiecen educando a sus hijos desde edades muy tempranas, unos 5 años, en todo lo referente a la alimentación porque ello ayudará a "prevenir en muchos casos problemas como obesidad o sobrepeso. Un niño obeso puede llegar a ser un adulto obeso".

ANDAR ENTRE 30 Y 45 MINUTOS

En relación con la actividad física, Valero dijo que "una cosa tan sencilla como andar entre 30 y 45 minutos todos los días ya aporta beneficios" a la salud.

De ahí, que indicó que la actividad física "simplemente unido a una nutrición saludable y a unos buenos hábitos de vida", puede llevar a una "mejor" calidad de vida e incluso a la prevención de algunas enfermedades.

Añadió que los beneficios de la actividad física son, entre otros, una mejora de las grasas en sangre, sirve para mantener un peso adecuado, disminuye los factores riesgos en caso de diabetes e incluso en la tensión arterial.

ETIQUETADO DE LOS ALIMENTOS

Por otro lado, la experta en nutrición también se refirió al etiquetado de los alimentos, sobre lo que destacó su importancia para que los consumidores puedan conocer los contenidos de los productos que ingieren aunque puntualizó que dicho etiquetado "no es obligatorio, sólo en el caso de que se haga una declaración nutricional (cuando los productos tienen alto contenido en fibra o bajo en grasas)".

Valero explicó que el etiquetado nutricional sirve para controlar cuestiones como las grasas en general o saturadas a ingerir, el azúcar o la sal. "Es para saber de una manera fácil diseñar una dieta equilibrada", sentenció.