Algunas nuevas terapias contra el cáncer permiten "ir más allá" del control de la enfermedad

Actualizado 18/05/2011 18:40:38 CET
- EUROPA PRESS

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

Los nuevos tratamientos contra el cáncer basados en la inhibición de la angiogénesis --proceso por el que el tumor cubre sus necesidades para seguir creciendo-- están ofreciendo numerosas ventajas en el manejo de estos pacientes que "podrían ir más allá del control de la enfermedad".

Así lo han asegurado diferentes oncólogos en el marco del encuentro 'Angioforum 2011. Hacia un Concepto Global del Cáncer', organizado por Roche en Madrid, con el auspicio de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

De este modo, se ha observado que actuar sobre las vías de supervivencia del tumor permite, según los expertos, hacer un abordaje más completo al no dirigirse únicamente contra la célula tumoral, sino también contra su entorno, como los vasos sanguíneos que la nutren.

Según ha explicado el director del Departamento de Oncología de la Clínica Universitaria de Navarra, Jesús García Fontilles, hay estudios que demuestran que el uso del antiangiogénico bevacizumab, que Roche comercializa como 'Avastin', permite la microvasculatura del órgano cuando se añade a la quimioterapia.

Concretamente en este encuentro se aborda la protección hepática observada en pacientes con cáncer colorrectal metastático, así como la mejoría, observada en ensayos clínicos experimentales en cáncer de ovario avanzado, que experimentan las mujeres con ascitis (acumulación de líquido en el abdomen que requiere ser extraído).

Asimismo, también hay estudios que muestran una reducción del edema cerebral en pacientes afectados por un glioblastoma, lo que mejora significativamente la función neurocognitiva.

"Son efectos beneficiosos que contribuyen a corregir complicaciones que tienen un impacto claramente negativo sobre la calidad de vida de los pacientes", apunta el doctor García-Foncillas.

Efectos que habría que unir a los ya conocidos que ofrecen estas terapias, como ha añadido el presidente de SEOM, Emilio Alba, quien asegura que las terapias antiangiogénicas han demostrado una mejora de las tasas de respuesta consiguiendo que los pacientes vivan más tiempo sin que su enfermedad progrese.

"Tenemos por delante el doble reto de seguir investigando el potencial de actuar sobre este proceso en tumores muy distintos y también el de identificar biomarcadores capaces de permitir seleccionar a los pacientes que más van a responder a estas terapias", añade este experto.

UNA IMAGEN NO SIEMPRE VALE MÁS QUE MIL PALABRAS

Precisamente con el objeto de identificar un biomarcador de eficacia para este antiangiogénico, el que tienen un mayor número de indicaciones autorizadas, se puso en marcha en España el estudio IMAGING, realizada por una docena de hospitales para buscar un marcador de respuesta al antiangiogénico, en concreto en cáncer de mama localmente avanzado.

El estudio, actualmente en fase de análisis, será presentado en la Reunión Anual de la Asociación Americana de Oncología Clínica (ASCO), que tendrá lugar la primera semana de junio en Chicago.

Y es que las técnicas estándar de imagen no permiten visualizar la totalidad del efecto del tratamiento antiangiogénico en la medida que sería deseable. Como aclara el doctor García-Foncillas, mientras que es posible que el oncólogo observe si una quimioterapia disminuye o no el tamaño del tumor, esta misma operación no resulta tan sencilla con un antiangiogénico.