Actualizado 21/10/2010 14:29:34 +00:00 CET

Una nueva terapia permite retrasar más de cuatro años la progresión de la leucemia linfática crónica

MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un estudio del Grupo Alemán de Estudio de la Leucemia Linfática Crónica (GCLLSG) ha demostrado que los pacientes con leucemia linfática crónica (LLC) pueden mejorar su calidad de vida y estar más tiempo bajo control gracias al tratamiento con un nuevo anticuerpo monoclonal, rituximab, ya que consigue una supervivencia libre de progresión de más de cuatro años (51,8 meses) de media.

Según la investigación que publica en su último número la revista 'The Lancet', el uso combinado de la quimioterapia con dicho fármaco, que comercializa la farmacéutica Roche con el nombre de 'Mabthera', consigue duplicar el tiempo en que los pacientes viven libres de enfermedad, ya que con la quimioterapia la supervivencia media era de 32,8 meses.

El estudio CLL8 contó con un total de 817 pacientes de diferentes países con el objetivo de evaluar la eficacia y tolerabilidad de dicho fármaco en comparación con un tratamiento sólo con quimioterapia (fludarabina y ciclofosfamida).

Para el profesor Michael Hallek, de la Universidad de Colonia (Alemania) y uno de los autores del estudio, los resultados demuestran que añadir esta terapia puede servir para cambiar el curso de la enfermedad, ya que mejoran en un 44 por ciento las posibilidades de que la enfermedad no progrese.

Además, el índice de respuesta aumenta hasta un 95,1 por ciento de los pacientes tratados con la combinación (frente al 88,4 por ciento del otro grupo) al tiempo que también se alcanzan mayores índices de remisión completa de la enfermedad en el grupo tratado con rituximab (44,1 por ciento frente a 21,8 por ciento).

El riesgo de muerte también se redujo en un 33 por ciento en los pacientes que recibieron la combinación de rituximab y quimioterapia, mientras que hasta el 87 por ciento del grupo tratado con el anticuerpo monoclonal continuaba vivo al cabo de más de tres años, frente al 83 por ciento de aquellos tratados sólo con quimioterapia.

Desde hace un año, rituximab está autorizado en España como tratamiento para pacientes con Leucemia Linfática Crónica (LLC) con CD-20 positivo no tratados previamente y en marzo se autorizó su uso en pacientes que han sufrido una recaída.