Publicado 23/04/2022 07:59

Ahora que no hay mascarillas, ¿qué podemos esperar de la evolución de la pandemia?

Archivo - Mujer quitándose la mascarilla.
Archivo - Mujer quitándose la mascarilla. - IVAN PANTIC/ADMIN - Archivo

   MADRID, 23 Abr. (EDIZIONES) -

   Este pasado 20 de abril ha supuesto una fecha señalada en nuestros calendarios, se ha suprimido el uso obligatorio de la mascarilla en las zonas interiores. Ahora bien, sigue siendo recomendable para algunas personas y en determinadas ubicaciones como centros o establecimientos sanitarios y en el transporte público.

   Las autoridades sanitarias así lo han decidido, pese a la reticencia de parte de la comunidad médica y científica que ve precipitada esta decisión, más teniendo en cuenta que este mes de abril la incidencia ha subido con respecto a semanas anteriores, y ha tenido lugar la Semana Santa, donde también se han incrementado los contactos y, en consecuencia, el número de contagios de COVID-19.

   Charlamos en Infosalus con la catedrática de Medicina Preventiva y Salud Pública Ángela Domínguez, coordinadora del grupo de trabajo de vacunas de la Sociedad Española de Epidemiologías (SEE), quien insiste en que ahora las medidas de contención de los contagios ya no nos son impuestas por las autoridades, sino que está en la mano y es responsabilidad del ciudadano el seguir implementándolas.

   Así, a partir de ahora ve por tanto aconsejable el mantener la distancia, el lavado frecuente de manos, la ventilación en espacios cerrados, además de "conveniente" el uso de la mascarilla, especialmente si vamos a estar con personas vulnerables, a quienes más les recomienda llevarla en todo momento porque "la pandemia no ha terminado".

   Cree Domínguez que en las próximas semanas cabe esperar que se incremente la incidencia de contagios por COVID-19. Ahora mismo, dice que en esta última semana ha aumentado, aunque reconoce que es "una semana un poco atípica" por las vacaciones.

   A su vez, considera que la evolución de la pandemia probablemente sea "muy distinta" en unos países que en otros y defiende que hay que contemplar diversos escenarios. "Ahora mismo no hay información de cómo va a acabar la pandemia", afirma.

   En cualquier caso, ve importante conocer si con el frío pues volverán a producirse nuevas olas, o por el contrario si esto no va a ocurrir. "En principio, con la información que tenemos, parece bastante probable que puedan darse nuevas olas, no de la magnitud de las que hemos tenido hasta ahora, y especialmente podría ocurrir al final del verano con la llegada de la estación más fría", vaticina la especialista de la Sociedad Española de Epidemiología.

NO SON MEDIDAS DEFINITIVAS

   Con ello, insiste en que hay que tener presente que, según evolucionen los indicadores que comprometen la funcionalidad del sistema sanitario, como la ocupación de camas en UCI y los hospitales, pudiera ser que volvieran a tomarse medidas como el uso obligatorio de mascarillas en los espacios cerrados, una restricción que como todos sabemos se ha eliminado.

   Eso sí, en su opinión, y en línea con lo que opinan gran parte de sus colegas de profesión, hubiera sido preferible el esperar a tener unos indicadores de contagios de COVID-19 en unos niveles más bajos para suprimir la obligatoriedad de la mascarilla en interiores: "Lo que es importante, y esto los documentos del Ministerio de Sanidad así lo recogen, es que debe seguirse la situación epidemiológica y en el momento en el que se detecte una subida en los indicadores más críticos para que el sistema sanitario pueda circular, implementar de nuevo las medidas necesarias. El que no sean obligatorias las mascarillas hay que tomarlo no como algo definitivo, sino como una situación que se ha considerado aceptable en estos momentos pero que hay que seguir viendo".

   Recuerda esta epidemióloga que en Estados Unidos, por ejemplo, en Filadelfia, habían quitado la mascarilla, y la han vuelto a poner de uso obligatorio. "Fue la primera ciudad norteamericana que la exige de nuevo en interiores porque los indicadores epidemiológicos así lo indican", subraya la especialista en Medicina Preventiva y salud pública.

Contador