Publicado 22/01/2021 16:50CET

¿Por qué los afroamericanos son más propensos a padecer cáncer de colon?

Intestinos, colon
Intestinos, colon - GETTY/SEBASTIAN KAULITZKI - Archivo

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El colon de los afroamericanos y de los descendientes de europeos envejecen de forma diferente, según revela una nueva investigación llevada a cabo por el University of Virginia Health System (UVA Health), en Virginia (Estados Unidos), lo que explicaría las disparidades raciales en el cáncer colorrectal y por qué las personas negras desarrollan esta enfermedad a una edad más temprana.

Los científicos, dirigidos por el doctor Li Li, de UVA Health, el doctor Graham Casey y el doctor Matt Devall, del Centro de Genómica de Salud Pública, han descubierto que un lado del colon envejece biológicamente más rápido que el otro tanto en los afroamericanos como en las personas de ascendencia europea.

Sin embargo, en los afroamericanos, el lado derecho envejece significativamente más rápido, lo que explica por qué estos suelen desarrollar más lesiones cancerosas en el lado derecho y por qué son más propensos a sufrir cáncer colorrectal a una edad más temprana, según los investigadores.

"Nuestro descubrimiento aporta una nueva perspectiva sobre los mecanismos que sustentan las disparidades raciales observadas en la edad de inicio y la distribución anatómica de la neoplasia de colon", afirma Li, que también es director del programa de Control del Cáncer y Salud de la Población del Centro Oncológico de la UVA. "El envejecimiento biológico del colon específico de cada lado podría surgir como un nuevo biomarcador para guiar el desarrollo de estrategias de prevención e intervención personalizadas".

UN 40% MÁS DE POSIBILIDADES DE CÁNCER COLORRECTAL

Los afroamericanos se ven afectados de forma desproporcionada por el cáncer colorrectal. De hecho, la Sociedad Americana del Cáncer informa de que los tienen un 20 por ciento más de probabilidades de desarrollar un cáncer colorrectal y un 40 por ciento más de probabilidades de morir a causa de él. Las tasas globales de cáncer colorrectal han disminuido en Estados Unidos en los últimos años, pero los afroamericanos no han experimentado los mismos descensos que las personas de ascendencia europea. Y aunque las tasas globales han disminuido, la tasa entre los más jóvenes ha aumentado.

Pese a que los médicos han apreciado durante mucho tiempo estas disparidades, no han entendido realmente las causas, por lo que este nuevo estudio ayuda a responder a estas preguntas. Además, es el primero que demuestra que el lado derecho y el izquierdo del colon envejecen de forma diferente.

Los investigadores llegaron a esta conclusión observando el ADN del tejido del colon y los cambios epigenéticos que se producen con la edad. Estos cambios epigenéticos no son alteraciones de los genes, sino cambios que afectan al funcionamiento de los genes y a su capacidad para realizar su trabajo.

Así, los científicos hallaron que el lado derecho del colon en la mayoría de los afroamericanos había sufrido un patrón único de "hipermetilación", que afectaba a la expresión de los genes. Era, en esencia, como si el lado derecho fuera más viejo que sus años. Los investigadores creen que esto podría contribuir al mayor riesgo de cáncer de los afroamericanos y explicar por qué son más propensos a desarrollar lesiones cancerosas en el lado derecho.

Además, la investigación también podría explicar por qué las personas más jóvenes de ascendencia europea son más propensas a desarrollar lesiones en el lado izquierdo, el lado que tiende a envejecer más rápido en ese grupo.

"Estos hallazgos ponen de manifiesto la importancia de la lateralidad del colon para la biología del cáncer colorrectal", ha expresado Casey. "El hecho de que la biología del colon de las personas de ascendencia africana y europea sea diferente pone de relieve la importancia crítica de realizar más investigaciones con la participación de personas de ascendencia africana".

Li y su equipo afirman que una mayor investigación de lo que han descubierto podría conducir a mejores formas de tratar y prevenir los cánceres colorrectales. "Estamos trabajando para validar nuestro descubrimiento en cohortes de pacientes independientes", ha especificado Li. "Nuestro descubrimiento es un paso adelante en nuestro esfuerzo por prevenir el cáncer colorrectal y reducir las disparidades raciales en esta enfermedad mortal".