Aficamten mejoró la capacidad de ejercicio en pacientes con miocardiopatía hipertrófica

Archivo - Deporte, correr, mujer, prueba, esfuerzo
Archivo - Deporte, correr, mujer, prueba, esfuerzo - SANITAS - Archivo
Publicado: jueves, 16 mayo 2024 7:31

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

Aunque las tasas de mortalidad y hospitalización han mejorado, la calidad de vida de quienes padecen miocardiopatía hipertrófica (MCH) puede verse comprometida con síntomas limitantes como disnea de esfuerzo y disminución de la capacidad de ejercicio. Una de las principales causas de esto en pacientes con MCH es la obstrucción del tracto de salida del ventrículo izquierdo (TSVI), que provoca presiones intracardíacas elevadas.

Ahora, un nuevo estudio ha demostrado que aficamten mejora la capacidad de ejercicio de los pacientes con MCH con una mejora significativa en el consumo máximo de oxígeno (pVO 2), una mejora en los síntomas limitantes y una disminución en los gradientes de presión del TSVI. La última investigación se ha presentado en Heart Failure 2024, un congreso científico de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC).

"El ensayo SEQUOIA-HCM demostró que aficamten puede eliminar de manera confiable y segura la obstrucción del TSVI en pacientes con MCH obstructiva utilizando un régimen de dosificación simple y escalonado, y se asoció con mejoras sustanciales en criterios de valoración clínicamente relevantes, como la capacidad de ejercicio y los síntomas", afirma el investigador principal. Profesor Martin Maron del Hospital y Centro Médico Lahey, Burlington, Massachusetts, EEUU.

"Los pacientes con MCH suelen tomar múltiples medicamentos, que con frecuencia proporcionan un beneficio subóptimo, mientras que aficamten fue muy eficaz para proporcionar una mejora clínica como terapia combinada, pero también como monoterapia".

La MCH ocurre en aproximadamente uno de cada 200 a 500 individuos, y el 70% de los pacientes tienen enfermedad obstructiva. La afección hace que las paredes del ventrículo izquierdo se vuelvan gruesas y rígidas, lo que también puede provocar una obstrucción del flujo sanguíneo que sale del corazón y un aumento de la presión intracardíaca.

Aficamten es un inhibidor de la miosina cardíaca que previamente se demostró que reduce los gradientes del TSVI en un ensayo de fase El ensayo de fase 3 SEQUOIA-HCM evaluó la eficacia y seguridad de aficamten versus placebo en adultos con MCH obstructiva sintomática. El criterio de valoración principal fue el cambio en el pVO 2, evaluado mediante una prueba de ejercicio cardiopulmonar, desde el inicio hasta la semana. Los criterios de valoración secundarios a las 24 semanas incluyeron el cambio en la puntuación del KCCQ; la proporción de pacientes con =1 clase de mejoría en la New York Heart Association (NYHA); cambio en el gradiente del TSVI de Valsalva; la proporción de pacientes con gradiente de Valsalva TSVI <30 mmHg; y elegibilidad para la reducción septal invasiva.

SEQUOIA-HCM incluyó a 282 pacientes de 101 sitios en 14 países de América del Norte, Asia y Europa, lo que lo convierte en el ensayo de MCH obstructiva más grande jamás realizado. Todos los participantes tenían una capacidad de ejercicio reducida debido a la MCH obstructiva. Los pacientes fueron asignados aleatoriamente 1:1 a aficamten o placebo además de su tratamiento médico de base. La dosis inicial de aficamten fue de 5 mg una vez al día con oportunidades en las semanas 2, 4 y 6 para aumentar la dosis en incrementos de 5 mg hasta una dosis máxima de 20 mg. Se realizaron ajustes de dosis según la fracción de eyección del ventrículo izquierdo y los gradientes del TSVI evaluados mediante ecocardiografía.

El aumento medio del pVO 2 desde el inicio hasta las 24 semanas fue de 1,8 ml/kg/min con aficamten en comparación con 0,0 ml/kg/min con placebo. Con respecto a los criterios de valoración secundarios a las 24 semanas, aficamten dio lugar a una diferencia media de mínimos cuadrados de 7 puntos en la puntuación del KCCQ en relación con el placebo.

Se observó una mejora de =1 clase NYHA en el 58,5% de los pacientes que recibieron aficamten y en el 24,3% de los pacientes que recibieron placebo. Aficamten produjo una reducción 50 mmHg mayor en el gradiente del TSVI de Valsalva en comparación con placebo. Alrededor del 49,3% de los pacientes tratados con aficamten alcanzaron un gradiente del TSVI de Valsalva <30 mmHg frente al 3,6% de los pacientes tratados con placebo. El grupo de aficamten tuvo 78 días menos elegibles para la reducción septal invasiva en comparación con el grupo de placebo.

"Fue impresionante ver que los efectos beneficiosos de aficamten ocurrieron de manera rápida y consistente durante el período de tratamiento y que las dosis se podían ajustar de manera efectiva y segura utilizando únicamente medidas ecocardiográficas de lectura en el sitio. También fue tranquilizador ver que en el muy pequeño número de pacientes que tenían una fracción de eyección inferior al 50% con aficamten, no hubo insuficiencia cardíaca asociada ni necesidad de interrupción de la dosis, y que el efecto sobre la fracción de eyección fue reversible con el tratamiento. discontinuación", señala el profesor Maron.

Contador