Cómo afecta la educación privada y universitaria a la salud de la mediana edad

Archivo - Selectividad 2013. Alumnos. Aula. Estudiantes. Universidad. Examen.
Archivo - Selectividad 2013. Alumnos. Aula. Estudiantes. Universidad. Examen. - EUROPA PRESS - Archivo
Publicado: miércoles, 19 junio 2024 7:59

MADRID, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

Una escuela privada (de pago) y/o una educación universitaria de "nivel superior" (Oxford, Cambridge, Imperial y UCL en el caso de Reino Unido) pueden estar relacionadas con una mejor salud en la mediana edad, al menos en el Reino Unido, sugiere una investigación del ‘Journal of Epidemiology & Community’. Además del nivel de educación alcanzado, el tipo de institución educativa a la que asiste una persona también puede influir en los resultados de salud posteriores, sugieren los investigadores.

Las investigaciones publicadas hasta la fecha indican que el nivel educativo se asocia con una mejor salud posterior. Pero otros aspectos de la educación, como el tipo de institución a la que se asiste, se han ignorado en gran medida, a pesar de su probable impacto en las perspectivas de empleo y los ingresos futuros, explican los investigadores.

En un intento por cerrar esta brecha de conocimiento, los investigadores se basaron en datos del Estudio de Cohorte Británico de 1970 (BCS70), un grupo representativo del Reino Unido de personas nacidas en una sola semana de 1970. En este estudio participaron 17.196 bebés al inicio del estudio, a quienes posteriormente se les dio seguimiento. varias veces entre las edades de 5 y 51 años.

En 2016-18, 12.368 participantes de entre 46 y 48 años participaron en la décima "barrido" del estudio, de los cuales 8.581 (69,5%) fueron entrevistados. El tipo de escuela secundaria a la que había asistido cada persona se clasificó en privada (pagando), gramática (selectiva sin cuotas), integral (financiada por el estado) y otras. Se excluyeron las escuelas con necesidades educativas especiales.

A todos los que tenían un título se les preguntó a los 42 años cuál era la primera universidad a la que habían asistido. Aquellos que habían asistido a una de las universidades del Grupo Russell, en concreto Oxford, Cambridge, Imperial y UCL, fueron clasificados como si hubieran asistido a una universidad de "nivel superior". Cabe recordar que se entiende como tal a las universidades del Grupo Russell, que incluyen 24 instituciones autoseleccionadas en el Reino Unido, reconocidas por su excelencia académica, investigación fundamental y vínculos con la industria. De las mismas siempre se destaca Oxford, Cambridge, Imperial y la University College de Londres.

Aquellas personas que no fueron a la universidad se clasificaron en dos grupos según la calificación más alta que obtuvieron: ninguna o solo GCSE; Niveles A/diplomas.

Se evaluaron tres áreas de la salud, incluidos los riesgos cardiovasculares, las capacidades físicas y las capacidades cognitivas, cuando los participantes tenían entre 46 y 48 años. Estos fueron capturados por peso (IMC), pulso y presión arterial; fuerza de agarre y equilibrio de pie; y memoria, fluidez verbal y función ejecutiva. También se capturaron factores potencialmente influyentes de la infancia, incluida la salud y la capacidad cognitiva (pruebas realizadas a la edad de 10 años); educación y ocupación de los padres e ingresos del hogar.

Se llevaron a cabo análisis adicionales para tener en cuenta el entorno de aprendizaje en el hogar y las aspiraciones educativas de los padres, para incluir variables como la frecuencia con la que los padres le leen al niño (medida a la edad de 5 años), la frecuencia con la que el niño iba a museos/bibliotecas (edad de 10), si el padre había conocido al maestro del niño en el último año (edad de 10 años) y si el padre estaba interesado en la educación del niño (edad de 10 años, según la calificación del maestro del niño).

El análisis de las respuestas de la entrevista mostró que la mayoría de los participantes habían asistido a una escuela integral o a "otra" escuela (7229; poco más del 89%). Poco menos del 4% (308) había asistido a una escuela primaria, mientras que el 7% (570) había asistido a una escuela privada de pago.

En general, después de ajustar por sexo y factores potencialmente influyentes, una educación secundaria en una escuela privada se asoció con mejores resultados de salud cardiometabólica que una educación escolar integral.

De manera similar, asistir a una universidad de mayor estatus se asoció con una mejor función cognitiva, mientras que ningún título se relacionó con una peor salud en comparación con la asistencia a una universidad de estatus normal.

La asistencia a la escuela primaria también se asoció con una mejor salud cardiovascular y cognitiva que la asistencia a la escuela integral, pero esta diferencia se debilitó después de tener en cuenta factores potencialmente influyentes.

Este es un estudio observacional y los investigadores reconocen varias limitaciones de sus hallazgos. Señalan que los factores potencialmente influyentes, como el entorno socioeconómico familiar y la capacidad cognitiva, son difíciles de capturar de manera integral.

El estudio también se centró en una generación del Reino Unido que fue a la escuela en las décadas de 1980 y 1990 en medio de importantes reformas en el sistema educativo del Reino Unido. "La generalización de los resultados hasta el día de hoy sigue sin estar clara, especialmente teniendo en cuenta los cambios en el sistema educativo en los últimos años", añaden. Pero concluyen: "Nuestros hallazgos sugieren que el tipo de educación podría contribuir potencialmente a comprender los vínculos entre educación y salud... Además, si esta asociación es causal, las políticas futuras destinadas a reducir las desigualdades en salud podrían tener en cuenta la calidad de la educación, así como los logros alcanzados".

Contador