Publicado 26/04/2021 07:39CET

Advierten a las personas con trastornos del ritmo cardíaco contra el consumo de cannabis

Archivo - Imagen de archivo de cannabis.
Archivo - Imagen de archivo de cannabis. - PIXABAY/DIMSTOCK - Archivo

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un estudio sobre 2,4 millones de consumidores de cannabis hospitalizados ha descubierto que los que padecían una arritmia tenían 4,5 veces más probabilidades de morir durante su estancia en el hospital que los que no la padecían. La investigación se ha presentado en EHRA 2021, el congreso científico en línea de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC).

"La gente debe ser consciente de este resultado devastador y tener cuidado al consumir cannabis si tiene un problema cardíaco concomitante", advierte el autor del estudio, el doctor Sittinun Thangjui, del Bassett Healthcare Network, un sistema de asistencia sanitaria de Nueva York (Estados Unidos).

La marihuana o el cannabis es la sustancia psicoactiva más consumida en todo el mundo. Sin embargo, los conocimientos sobre la seguridad de la droga en personas con arritmias cardíacas son limitados. Este estudio examinó la carga de arritmias en los consumidores de drogas ingresados en el hospital. También se comparó la duración de la estancia hospitalaria y las muertes en el hospital entre aquellos con y sin arritmia.

El estudio se realizó utilizando la base de datos de la Muestra Nacional de Pacientes Internados, que cubre el 97% de la población estadounidense. El estudio incluyó a 2.457.544 adultos consumidores de cannabis ingresados en el hospital entre 2016 y 2018. De ellos, 187.825 (7,6%) pacientes tenían una arritmia. La fibrilación auricular fue la más común, seguida por la frecuencia cardíaca anormalmente lenta y la frecuencia cardíaca anormalmente rápida.

Los pacientes del grupo con arritmia eran mayores: la edad media era de 50,5 años, frente a los 38,3 años de los que no tenían arritmia. Los que padecían arritmias también tenían más problemas de salud coexistentes.

Los investigadores compararon las muertes entre los dos grupos tras ajustar los factores que podrían influir en la relación, como la edad, el sexo, la raza, los ingresos, la diabetes, la insuficiencia cardíaca, la enfermedad renal crónica, la obesidad y la ubicación del hospital. Los consumidores de cannabis con arritmia tenían una probabilidad 4,5 veces mayor de mortalidad intrahospitalaria en comparación con los que no tenían arritmia. Los pacientes con arritmia tuvieron una estancia hospitalaria más larga (5,7 días) en comparación con los que no tenían arritmia (5,1 días).

El doctor Thangjui destaca que el estudio "pone de manifiesto que los trastornos del ritmo cardíaco pueden ser una señal de alarma de un mayor riesgo de muerte en las personas que consumen cannabis. Se necesitan más estudios para confirmar nuestros resultados. Mientras tanto, parece sensato examinar a estos pacientes para detectar arritmias si se presentan en el hospital, de modo que los que tengan un problema de ritmo cardíaco puedan ser vigilados de cerca", recomienda.