Publicado 13/04/2021 14:40CET

Advierten de la escasa respuesta inmunitaria ante la Covid-19 de los pacientes renales en hemodiálisis

Archivo - Riñones
Archivo - Riñones - HOSPITAL LA LUZ - Archivo

MADRID, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes en Tratamiento Renal Sustitutivo, es decir, en diálisis o trasplante, son más vulnerables a la infección por SARS-CoV-2, y además pierden antes los anticuerpos del virus generados por su cuerpo, tanto en el caso de los pacientes que presentaron síntomas de la infección como en el caso de los asintomáticos, según los resultados del estudio COVID-FRIAT, de la Fundación Renal Iñigo Álvarez de Toledo, presentado en el marco del 2ºCongreso Nacional Multidisciplinar COVID-19 en el que ha participado la Sociedad Española de Nefrología (SEN).

Este estudio, realizado con más de 800 pacientes de 10 centros de diálisis y hospitales de España, incluyó PCR y pruebas serológicas con 4 semanas de diferencia con el fin de analizar cómo las pruebas de diagnóstico o cribado pueden optimizar la detección de COVID-19 en los pacientes en diálisis, que son especialmente sensibles a la infección del virus por diferentes factores de riesgo (necesidad de acudir a los hospitales o centros sanitarios varias veces a la semana para las sesiones de diálisis, desplazamiento a través de transporte colectivo-ambulancias, mayor presencia de comorbilidades, entre otras).

Según ha afirmado el nefrólogo Roberto Alcázar, quien ha presentado estos datos, la investigación concluye que existe una alta gravedad de pacientes en hemodiálisis con COVID-19, con una incidencia del 16,7 por ciento de COVID-19 sintomático y una mortalidad del 30,9 por ciento en la primera ola, así como una prevalencia del 51 por ciento de pacientes infectados asintomáticos.

Asimismo, ha destacado que los pacientes en hemodiálisis tienen una respuesta inmunológica muy pobre frente al SARS-CoV-2, ya que se demostró que el 25 por ciento de estos pacientes con COVID-19 sintomático no generaron anticuerpos y que se produjo una elevada tasa de pérdida de anticuerpos a las cuatro semanas del 15 por ciento en el caso de los sintomáticos, y del 77 por ciento en el caso de los asintomáticos.

"Esto nos plantea interrogantes sobre el riesgo de reinfección en este tipo de pacientes renales y sobre si habrá una buena respuesta inmunitaria ante las vacunas del SARS-CoV-2, algo que habrá que ir confirmando con nuevos estudios", ha señalado el especialista. En ese sentido, ha resaltado el nuevo estudio SENCOVAC, impulsado por la SEN, que pretende analizar la respuesta inmune y la seguridad de la vacunación de la COVID-19 en pacientes con Enfermedad Renal Crónica Avanzada en diálisis y trasplantados renales, y que se ha puesto en marcha recientemente.

En la reunión también ha intervenido el nefrólogo José Manuel Urbizu, quien ha expuesto los principales aspectos sobre el Fracaso Renal Agudo (FRA) y la infección por SARS-CoV-2 desde el punto de vista de la inmunodeficiencia y el riesgo de las infecciones. Así, ha desgranado los tipos de lesión renal más habituales que se han detectado como consecuencia de la COVID-19 y cuáles son los principales aspectos en cuanto a la prevención, diagnóstico, manejo clínico y pronóstico de FRA que deben valorarse en relación a los pacientes renales que se han visto afectados por el SARS-CoV-2.

Urbizu ha subrayado que la afectación renal es un elemento más, pero "muy importante a tener en cuenta" en la infección por COVID-19, con una incidencia relevante (20%), que llega al 50 por ciento en el caso de los pacientes ingresados en UCI, en los que se manifiesta una influencia pronóstica debido a su morbimortalidad y una elevada necesidad de Tratamiento Renal Sustitutivo a causa del virus, es decir, pasan a requerir de diálisis o trasplante.

Asimismo, ha indicado que aún se desconoce la evolución a largo plazo del FRA en los pacientes con COVID-19 y que es necesaria una vigilancia estrecha del daño renal en cuanto a las tasas de creatinina, diuresis, sedimento y proteinuria. Por último, ha incidido en que hay que hacer una valoración correcta de la función renal y la actividad urinaria al alta, sobre todo en los pacientes más graves, y un buen seguimiento al alta de los pacientes con insuficiencia renal aguda por parte de los servicios de Nefrología.

Contador