Actualizado 28/03/2020 11:42 CET

Adicciones y coronavirus: cómo el aislamiento puede incrementar el riesgo de recaídas

Cocaína, adicción, desintoxicación, drogas
Cocaína, adicción, desintoxicación, drogas - FLICKR / EDWARD ZULAWSKI - Archivo

El coronavirus en España y en el mundo, en directo 

MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

Psicólogos expertos en adicciones advierten de que el confinamiento decretado por el estado de alarma por la evolución del coronavirus podría incrementar el riesgo de que personas en tratamiento por algún tipo de adicción recaigan debido a la situación de aislamiento a la que se enfrentan.

"El aburrimiento y las frustración son uno de los motores de riesgo de una persona que presenta una adicción para que vuelva a repetir esas conductas", explica Gloria González, del centro ITA Adicciones, en una entrevista con Europa Press.

En concreto, sobre las personas con adicción a la ludopatía, detalla que "el hecho de estar en casa, teniendo a mano un sinfín de posibilidades para apostar, jugar de manera fácil, rápida y cómoda a través de Internet, hace que este tipo de personas tengan que estar más alerta ante esta situación, ya que podrían recaer con cierta facilidad".

Misma opinión comparte el jefe de Terapias de Triora Alicante, Rafael Quinto, en relación a aquellos que tienen problemas con las drogas: "Puede aumentar el riesgo de recaídas en pacientes que ahora mismo están en tratamiento. Recordemos que la adicción es una enfermedad emocional, una enfermedad donde hay un mal manejo de las emociones y por ese 'no querer sentir' el paciente no tiene más remedio que consumir para no manejar esa emoción incómoda".

Al respecto, indica que el aislamiento y todas las medidas preventivas "están removiendo muchas emociones como la tristeza, el echar de menos a familiares o personas queridas", lo que puede provocar que "se remuevan emociones internas que pueden aumentar ese malestar del paciente adicto y aumentar así el riesgo de recaída".

De la misma manera, apunta que otro aspecto a tener en cuenta son los recursos: "Para un paciente adicto, ahora mismo es fundamental el pedir ayuda y este aspecto está limitado. Puede llamar por teléfono y le pueden ayudar, pero a lo mejor no pueden estar con él físicamente; algo que a veces es muy importante".

En este sentido, Gloria González agrega que las personas todavía en tratamiento son vulnerables porque "están en proceso de cambio, y la falta de la rutina en la que estaban con sus grupos de terapia y sus actividades les puede desestabilizar y, como consecuencia de esto, tienen más riesgo".

LOS CENTROS, ANTE EL CORONAVIRUS

Para paliar esta falta de contacto físico, ITA está continuando con estos grupos a través de una plataforma 'on line', que "ayuda a seguir acompañando a estas personas en estos momentos de confinamiento". "Con las familias de nuestros pacientes, al igual que lo hacíamos antes de la situación del coronavirus, tenemos un contacto casi diario a través de llamadas, y los pacientes que están ingresados hacen videollamadas con sus familias para poder 'normalizar' la situación y que puedan estar en contacto", expone.

En cuanto a los pacientes que hacen consultas ambulatorias, por ejemplo, la experta señala que sus centros han facilitado pautas concretas a las familias y a pacientes para implementar una rutina y seguirla en la medida de lo posible. "Las rutinas ayudan a minimizar el estrés y el malestar que puede causar el confinamiento y como consecuencia de estos sentimientos, el paciente podría sufrir una recaída", justifica.

Desde Triora también están adaptando sus programas al aislamiento por el el coronavirus, ofreciendo terapias individuales por videoconferencia o por teléfono, y han preparado opciones para hacer terapias de grupo 'on line', ya que "el contacto cara a cara y las terapias de grupo, que son las más importantes para las adicciones, están limitadas por ley durante este periodo de crisis sanitaria", recuerda Quinto.

¿HAY CONSEJOS PARA CONTROLAR ESTE SÍNDROME DE ABSTINENCIA?

El experto aporta una serie de consejos para controlar los impulsos durante este periodo: "Lo fundamental es pedir ayuda, coger el teléfono, hacer uso de la videollamada y llamar a algún compañero del grupo terapéutico o al propio profesional: al psicólogo, al terapeuta que te está viendo... Y, por supuesto, comentar esas ganas de consumir".

Rafael Quinto insiste en que puede ayudar "mucho" a un paciente transmitir en alto esos deseos. "Las ganas de consumir en numerosas ocasiones disminuyen simplemente por el hecho de expresarlo. De modo que, el tener siempre un número de teléfono al que acudir y a alguien que te pueda escuchar durante un tiempo es una herramienta fantástica", afirma.

Así, cree que el poder hablar con alguien y que ese alguien valide el sentimiento que está teniendo el paciente puede resultar "muy importante". "Le pueden decir qué hay después de ese consumo y eso va a frenar al paciente, aunque solo sea con palabras. La mejor herramienta en estos casos es llamar a los compañeros y acudir a los profesionales para que te escuchen", apostilla.

¿Y QUÉ PASA CON LOS QUE YA HABÍAN SUPERADO SU ADICCIÓN?

En cuanto a los pacientes que ya han finalizado un tratamiento por ludopatía y han adquirido los recursos para manejar su problema, González afirma que obviamente tienen menos riesgo de recaída que los que todavía están en tratamiento, aunque puntualiza que "depende del tiempo de abstinencia": "Cuanto más tiempo llevan sin jugar, menos riesgo tienen de recaer". Para reducir el posible riesgo, anima a no utilizar ordenador ni móvil, o limitar las horas de su uso.

"El riesgo es mayor en aquellos que han dejado de consumir hace poco que en quienes llevan diez años de abstinencia, que tienen muchas más herramientas para manejar sus emociones y los distintos malestares, lo que no evita que en determinadas situaciones puedan recaer. Puede haber un aumento de ese malestar y, por ende, un aumento de la recaída. Y ya no solo por las medidas preventivas, sino también por la situación que estamos viviendo. Probablemente conozcamos a alguien que ha podido fallecer por coronavirus, lo que genera un malestar y duelos no resueltos", agrega al respecto Rafael Quinto.