La acupuntura estimula los mecanismos que inhiben y modulan el proceso de la transmisión del dolor

Actualizado 25/05/2011 12:04:12 CET
José Enrique Calderón, Del Servicio De Anestesiología Y Unidad De Dolor Del Hosp
UCA/EUROPA PRESS

MADRID, 25 May. (EUROPA PRESS) -

La acupuntura "consigue estimular los mecanismos que inhiben y modulan el proceso de la transmisión del dolor", ya que, según explica miembro del servicio de Anestesiología y unidad de Dolor del Hospital Puerta del Mar de Cádiz, el doctor José Enrique Calderón, desencadena una secuencia de eventos que suponen la liberación de sustancias endógenas opioides, incluyendo encefalina, endorfina y endomorfina, que modulan las señales de dolor procesadas a lo largo de la vía.

Este experto, que ha participado en la X sesión del Aula de Pacientes de la Cátedra Externa del Dolor Fundación Grünenthal-UCA, recuerda que esta técnica oriental milenaria se emplea actualmente en muchos hospitales para el tratamiento del dolor agudo o crónico.

La técnica, que consiste en la inserción y manipulación de finas agujas en puntos específicos del cuerpo, "denominados puntos acupunturales", se basa en la concepción de que "el cuerpo es una red de puntos interconectados por la que fluye energía; el dolor se produce cuando la energía en un canal se estanca y se ralentiza". Así, consigue 'desatascar' este canal obstruido y aliviar el dolor.

No obstante, antes de emplear esta técnica es necesario efectuar un diagnóstico claro que muestre tratamiento de acupuntura más efectivo; este diagnóstico consiste en revisar el historial clínico del paciente, hacer la toma de su pulso y observar el aspecto de su lengua, entre otros aspectos.

"El punto donde se introduce la aguja no tiene por qué coincidir con la zona donde se experimenta dolor; para tratar el dolor de cuello, por ejemplo, se encuentran, entre otros lugares, en la mano", advierte el experto.

En cuanto a las patologías que pueden ser tratadas con esta técnica, es especialmente eficaz para tratar a pacientes con lumbalgia, dolor postoperatorio, fibromialgia, dolor neuropático y dolor musculoesquelético, pero no es recomendable para pacientes con alteraciones psíquicas, indicación quirúrgica o con infección en el lugar de punción.

Además, Calderón ha aclarado que se trata de una técnica con un "alto perfil de seguridad", ya que, aunque puede producir efectos adversos significativos como nauseas intensas, reacción emocional fuerte, prolongada exacerbación de los síntomas, estos suelen ocurrir en menos de 2 de cada 1.000 tratamientos y que, en cualquier caso, "no se han comunicado efectos adversos graves".

Por otra parte, ha recordado su utilidad en el tratamiento del dolor crónico, aunque ha reconocido que "todavía faltan más estudios en la literatura médica para demostrar la eficacia de la acupuntura a largo plazo y en algunos síndromes dolorosos".