La acumulación de factores de riesgo cardiovascular aumenta el riesgo de sufrir enfermedad renal crónica

Hipertensión, fonendoscopio, corazón, electrocardiograma
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / ALEXANDER RATHS
Publicado 27/09/2018 17:56:28CET

MADRID, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

La acumulación de factores de riesgo cardiovascular aumenta el riesgo de sufrir enfermedad renal crónica, según ha avisado la Sociedad Española de Nefrología (SEN) con motivo de la celebración, este sábado, del Día Mundial del Corazón.

De hecho, según los datos del Registro Español de Enfermos Renales de la SEN, las enfermedades cardiovasculares constituyen la segunda causa de enfermedad renal crónica en nuevos casos diagnosticados en mayores de 15 años, con un total del 15 por ciento, por detrás de la diabetes.

Por edades, constituyen además la primera causa de incidencia entre los mayores de 75 años (50%). Asimismo, las enfermedades cardiovasculares suponen la principal causa de mortalidad de la enfermedad renal crónica en mayores de 65 años.

Entre los principales factores de riesgo cardiovascular se encuentran la edad, la hipertensión arterial, el colesterol, la diabetes, la obesidad, el tabaquismo, y el sedentarismo. Así, como ejemplo específico, la hipertensión arterial eleva la probabilidad de sufrir enfermedad renal crónica desde el 15 por ciento hasta el 40 por ciento, siendo la segunda causa más importante de la insuficiencia renal terminal.

Igualmente, se calcula que al menos un 25 por ciento de los pacientes con enfermedades cardiovasculares tienen una enfermedad renal crónica relevante, aunque muchos más podrían tener una enfermedad renal no diagnosticada.

De manera inversa, la enfermedad renal crónica es un factor de riesgo que predice la enfermedad cardiovascular, independientemente de otros factores de riesgo cardiovascular. A medida que la función renal disminuye, el riesgo de morir por fallos del corazón aumenta, hasta tal punto que la causa habitual de muerte en los pacientes renales son los problemas cardiovasculares más que la insuficiencia renal en sí misma. En concreto, en las personas que están en diálisis, la enfermedad cardiovascular es responsable del 50 por ciento de las muertes.

Por todo ello, la Sociedad Española de Nefrología (SEN), a través de su presidenta, María Dolores del Pino, ha destacado la importancia de tomar conciencia de la enfermedad renal crónica y su relación con las enfermedades del corazón, así como de fomentar campañas de sensibilización y prevención, orientadas al desarrollo de hábitos y estilos de vida saludables para prevenir ambas patologías.

"Se estima que una dieta equilibrada baja en sal y alta en fibra, controlar la diabetes y la hipertensión arterial en aquellas personas que las tengan, realizar actividad física o dejar el tabaco, pueden disminuir la progresión de la enfermedad renal crónica hasta en un 50 por ciento, y en algunos casos, hasta revertir el daño", ha zanjado Del Pino.

Contador