Actividad física intensa y reciente, vinculada a perfiles metabólicos saludables en adolescentes

Niños corriendo. Maratón de niños. Menores haciendo ejercicio, deporte.
PHOTOGRAPHER:SERGEY NOVIKOV (SER - Archivo
Publicado 14/09/2018 7:49:35CET

MADRID, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

Pasar más tiempo intensamente activo, en mayor medida que estar menos tiempo sentado, se correlaciona con un perfil metabólico más saludable en la adolescencia, según concluye un estudio publicado esta semana en 'PLOS Medicine'. El estudio, realizado por Joshua Bell y colegas de la Universidad de Bristol, Reino Unido, también sugiere que los efectos metabólicos de la actividad física, si son causales, dependen en gran medida de la participación reciente en dicha actividad.

Aunque se conocen los vínculos entre la actividad física y los rasgos metabólicos, la mayoría de los estudios anteriores carecen de datos longitudinales sobre la actividad medida objetivamente para examinar la naturaleza dinámica de estos enlaces. En su estudio de 1.826 participantes de la cohorte 'Avon Longitudinal Study of Parents and Children' (ALSPAC), Bell y sus colegas utilizaron la acelerometría para examinar la actividad física en tres ocasiones distintas durante la adolescencia, cuando tenían 12 años, 14 años y 15 años, en relación con más de 200 rasgos metabólicos detallados a la edad de 15 años.

Esto permitió a los científicos comparar la importancia de la actividad actual, el ejercicio a más largo plazo y el cambio en la actividad, y examinar si los beneficios potenciales del deporte actual dependen de la actividad previa. Los rasgos metabólicos incluyen presión arterial, lípidos en la sangre, factores glucémicos y marcadores inflamatorios. Las limitaciones del estudio incluyeron tamaños de muestra modestos y duraciones relativamente cortas de la medición de acelerometría en cada ocasión (de 3 a 7 días).

ACTIVIDAD FÍSICA REGULAR Y PERDER PESO CON LA DIETA

Los investigadores encontraron que, en general, la actividad total actual más alta se asoció con niveles de rasgo metabólico favorables que incluyen niveles más bajos de VLDL y colesterol remanente, colesterol HDL más alto, triglicéridos más bajos y factores inflamatorios más bajos; y que estos no variaron de acuerdo con los niveles de actividad previos. Los patrones fueron similares para la actividad total a más largo plazo (basada en un promedio de tres ocasiones) y para la actividad física de moderada a vigorosa.

Los tamaños del efecto para la actividad física fueron bastante pequeños: aproximadamente, la mitad del tamaño que se observa para el IMC con estos mismos rasgos metabólicos en otros estudios. La actividad actual se vinculó más fuertemente con colesterol y triglicéridos en partículas de HDL y VLDL y con glicoproteína acetilos, entre otros. El profesor Bell señala que la evidencia causal disponible es mucho más fuerte para el IMC.

El tiempo sedentario actual y de largo plazo estuvo asociado de manera menos consistente con niveles desfavorables de características metabólicas, incluidos los lípidos, y parecía ser más propenso a la confusión. El aumento de la actividad de moderada a vigorosa y el aumento del tiempo sedentario durante varios años se asociaron débilmente con la mayoría de los rasgos metabólicos.

El profesor Bell explica: "Esto sugiere que nunca es demasiado tarde para beneficiarse de la actividad física, pero también que debemos eliminar las barreras que dificultan mantener la actividad. Mantenerla es la clave. Esto incluye hacer de la pérdida de peso a través de la dieta una prioridad, ya que un mayor peso es en sí mismo una barrera para moverse".