Actividad física contra la depresión

Publicado 06/11/2019 7:59:42CET
Group Of People Exercise in a gym.
Group Of People Exercise in a gym. - GETTY IMAGES/VETTA / MIODRAG GAJIC - Archivo

   MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Un aumento de los niveles de actividad física puede reducir significativamente las probabilidades de depresión, incluso entre las personas que están genéticamente predispuestas a la afección, según un nuevo estudio de investigadores del Hospital General de Massachusetts (MGH).

   En un artículo publicado en la revista 'Depression and Anxiety', el equipo informa de que las personas que realizaban al menos varias horas de ejercicio cada semana tenían menos probabilidades de ser diagnosticadas con un nuevo episodio de depresión, incluso ante un alto riesgo genético para el trastorno.

   Basándose en datos de registros de salud genómicos y electrónicos de casi 8.000 participantes en el Biobanco de Partners Healthcare, el nuevo estudio es el primero en mostrar cómo la actividad física puede influir en la depresión a pesar del riesgo genético.

Los investigadores siguieron a los pacientes que completaron una encuesta sobre sus hábitos de estilo de vida (incluida la actividad física) cuando se inscribieron en el Biobanco. Luego extrajeron millones de puntos de datos de registros de salud electrónicos en los próximos dos años e identificaron personas que recibieron diagnósticos relacionados con la depresión.

   También calcularon las puntuaciones de riesgo genético para cada participante, combinando información en todo el genoma en una solo puntuación que refleja el riesgo heredado de depresión de una persona.

   Lo que encontraron fue que las personas con mayor riesgo genético tenían más probabilidades de ser diagnosticadas con depresión en los próximos dos años. Sin embargo, significativamente, las personas que eran más activas físicamente al inicio del estudio tenían menos probabilidades de desarrollar depresión, incluso después de tener en cuenta el riesgo genético.

   Además, los niveles más altos de actividad física protegían a las personas incluso con las puntuaciones de riesgo genético más altos para la depresión.

   "Nuestros hallazgos sugieren fuertemente que, cuando se trata de depresión, los genes no son el destino y que estar físicamente activo tiene el potencial de neutralizar el riesgo adicional de episodios futuros en individuos que son genéticamente vulnerables", explica Karmel Choi, del MGH y Harvard TH Chan School of Public Health y autor principal del estudio--. De media, aproximadamente 35 minutos adicionales de actividad física cada día pueden ayudar a las personas a reducir su riesgo y proteger contra futuros episodios de depresión".

   Los investigadores descubrieron que tanto las formas de actividad de alta intensidad, como el ejercicio aeróbico, las máquinas de baile y ejercicio, y las formas de menor intensidad, como el yoga y el estiramiento, estaban relacionadas con una disminución de las probabilidades de depresión.

   En general, las personas podrían ver una reducción del 17 por ciento en las probabilidades de un nuevo episodio de depresión por cada bloque adicional de actividad de cuatro horas por semana.

   La depresión representa la principal causa de discapacidad en todo el mundo. A pesar de su enorme carga de salud, las estrategias para combatirla la depresiguen siendo limitadas y la comprensión del público de los factores de protección es incompleta.

   "Proporcionamos evidencia prometedora que los proveedores de atención primaria y de salud mental pueden usar para aconsejar y hacer recomendaciones a los pacientes de que esto es algo significativo que pueden hacer para reducir su riesgo incluso si tienen antecedentes familiares de depresión", dice Choi.

   Igualmente, el autor principal, Jordan Smoller agrega que, "en general, nuestro campo ha carecido de formas accionables para prevenir la depresión y otras afecciones de salud mental. Creo que esta investigación muestra el valor de los datos y la genómica de la salud en el mundo real para proporcionar respuestas que pueden ayudarnos a reducir la carga de estas enfermedades".

   Más allá de la actividad física, el equipo de MGH continúa aprovechando el Partners Biobank y otros estudios a gran escala para explorar formas modificables de que las personas puedan reducir su riesgo de depresión.

   "Creemos que puede haber muchos factores que podrían ser parte de una estrategia general para mejorar la resiliencia y prevenir la depresión --enfatiza Choi--. La magnitud de la depresión en todo el mundo subraya la necesidad de estrategias efectivas que puedan afectar a tantas personas como sea posible".

Contador