Publicado 20/06/2021 08:29CET

Los ácidos grasos omega-3 también pueden ayudar a reducir la depresión

Archivo - Alimentos que contienen omega 3
Archivo - Alimentos que contienen omega 3 - FCAFOTODIGITAL - Archivo

MADRID, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los ácidos grasos poliinsaturados (PUFA) omega-3, el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA), se encuentran en el pescado azul. Ahora, un nuevo estudio ha descubierto que los efectos antiinflamatorios de estos ácidos grasos podrían ayudar a reducir la depresión, según publican en la revista '

Científicos del Centro de Investigación Biomédica Maudsley del Instituto Nacional de Investigación Sanitaria (NIHR), en Reino Unido, evaluaron los efectos de altas dosis de EPA y DHA en neuronas cultivadas en laboratorio y luego en pacientes para ayudar a aclarar cómo reducen la inflamación y la depresión.

Este novedoso enfoque permitió a los investigadors identificar un importante mecanismo molecular que puede contribuir al desarrollo de posibles nuevos tratamientos con ácidos grasos omega-3 para pacientes con depresión.

La autora principal, la doctora Alessandra Borsini, neurocientífica postdoctoral senior del NIHR Maudsley BRC en el King's College de Londres, explica que, "mediante una combinación de investigación en laboratorio y en pacientes, el estudio ha proporcionado una nueva y emocionante perspectiva sobre cómo los ácidos grasos omega-3 producen efectos antiinflamatorios que mejoran la depresión".

La investigadora recuerda que hace tiempo que se sabe que los AGPI omega-3 pueden inducir efectos antidepresivos y antiinflamatorios, "pero, sin comprender mejor cómo ocurre esto en el cerebro humano, ha sido difícil desarrollar tratamientos. Nuestro estudio ha contribuido a arrojar luz sobre los mecanismos moleculares que intervienen en esta relación, lo que puede servir de base para el desarrollo de posibles nuevos tratamientos de la depresión con AGPI omega-3", resalta.

Investigaciones anteriores han demostrado que las personas que padecen un trastorno depresivo mayor tienen niveles más altos de inflamación en su organismo que las que no padecen este trastorno. Actualmente no existen estrategias de tratamiento antiinflamatorio para la depresión y, aunque se ha demostrado que dos importantes PUFA omega-3, el EPA y el DHA, tienen efectos antiinflamatorios y antidepresivos, se desconoce el mecanismo exacto por el que lo hacen.

El estudio se propuso probar la teoría de que cuando los ácidos grasos omega-3 se utilizan y procesan en el organismo, algunos de sus metabolitos (conocidos como mediadores lipídicos) son capaces de proteger el cerebro de los efectos nocivos de la inflamación.

Los investigadores utilizaron un modelo celular humano in vitro validado, conocido como "depresión en un plato", desarrollado en el Centro de Investigación Biomédica NIHR Maudsley y que utiliza células del hipocampo, una parte del cerebro fundamental en muchas áreas cognitivas, de memoria y de aprendizaje que se considera importante en la depresión. Las células del hipocampo desempeñan un papel importante en la producción de nuevas neuronas: la neurogénesis.

El estudio demostró que tratar las células del hipocampo humano con EPA o DHA antes de exponerlas a los mensajeros químicos implicados en la inflamación, llamados citoquinas, evitaba el aumento de la muerte celular y la disminución de la neurogénesis. Ambos efectos se habían observado anteriormente en las células expuestas sólo a las citocinas.

Investigaciones posteriores confirmaron que estos efectos estaban mediados por la formación de varios mediadores lipídicos clave producidos por el EPA y el DHA, a saber, el ácido hidroxieicosapentaenoico (HEPE), el ácido hidroxdocosahexaenoico (HDHA), el ácido epoxieicosatetraenoico (EpETE) y el ácido epoxdocosapentaenoico (EpDPA), y que éstos se detectaron por primera vez en las neuronas del hipocampo humano.

Una investigación posterior demostró que el tratamiento con un inhibidor de la enzima aumentaba la disponibilidad de dos de estos metabolitos (EpETE y EpDPA), lo que sugiere una posible vía para optimizar futuros tratamientos.

La profesora Anna Nicolaou, catedrática de Química Biológica de la Facultad de Ciencias Médicas y Humanas de la Universidad de Manchester, que dirigió el equipo que midió los mediadores lipídicos mediante espectrometría de masas, señala que "los mediadores lipídicos identificados en la investigación se descomponen en el cuerpo con relativa rapidez, lo que significa que sólo pueden estar disponibles durante un tiempo relativamente corto".

"Al probar el efecto de los inhibidores de las enzimas que intervienen en el metabolismo de los PUFA omega-3, demostramos que podemos mejorar en gran medida el tiempo que pueden tener efecto en el organismo y, en definitiva, aumentar su eficacia --prosigue--. Esto es muy importante para el desarrollo de nuevos tratamientos y significa que los pacientes podrían recibir dosis más altas de EPA y DHA junto con estos inhibidores enzimáticos para aumentar la cantidad de estos importantes compuestos en su sangre a lo largo del tiempo".

El estudio evaluó a veintidós pacientes con depresión mayor a los que se les administró 3 gramos de EPA o 1,4 gramos de DHA al día durante doce semanas. Se midieron los metabolitos lipídicos del EPA y el DHA en su sangre antes y después del tratamiento con PUFAs omega-3, junto con una puntuación de sus síntomas depresivos.

En ambos grupos de pacientes, el tratamiento con EPA o DHA se asoció a un aumento de sus respectivos metabolitos y a una mejora significativa de los síntomas depresivos: una reducción media de las puntuaciones de los síntomas del 64% y el 71% en los grupos de EPA y DHA, respectivamente. Además, los niveles más altos de los mismos metabolitos identificados en los experimentos in vitro se correlacionaron con niveles más bajos de síntomas depresivos.

Los niveles de EPA y DHA utilizados en este estudio son concentraciones que muy probablemente no pueden alcanzarse con el consumo dietético de pescado azul, una rica fuente de PUFAs omega-3, sino que requieren suplementos terapéuticos.

Los resultados del estudio indican que los mediadores lipídicos bioactivos producidos por la descomposición del EPA y el DHA en el organismo podrían ser el objetivo de un mecanismo para reducir la depresión y la inflamación, pero es necesario garantizar que sus efectos sean prolongados para que este enfoque tenga éxito.

Investigaciones anteriores indican que una enzima clave en el metabolismo de los ácidos grasos omega-3 podría ser una opción válida para la readaptación de fármacos y podría utilizarse para otros trastornos cerebrales asociados a la inflamación, incluida la depresión, donde al menos un subgrupo de pacientes suele presentar niveles crónicos de inflamación.

El autor principal del artículo, el profesor Carmine Pariante, líder del tema de la interfaz de los trastornos afectivos con la medicina del NIHR Maudsley BRC, precisa que esta investigación "no ha demostrado que simplemente aumentando los ácidos grasos omega-3 en nuestras dietas o tomando suplementos nutricionales podamos reducir la inflamación o la depresión. Los mecanismos que subyacen a las asociaciones entre la depresión y los AGPI omega-3 son complicados y requieren más investigación y ensayos clínicos para comprender plenamente su funcionamiento e informar sobre futuros enfoques terapéuticos", señala.