Actualizado 02/08/2013 14:32:07 +00:00 CET

Los ácidos grasos Omega 3 podrían ayudar a la prevención y el tratamiento del cáncer

Salmón, Pescado, Dieta Mediterránea
EUROPA PRESS

MADRID, 2 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los ácidos grasos Omega 3 podrían ayudar a la prevención y el tratamiento del cáncer, tal y como ha evidenciado una investigación realizada por un equipo de expertos de la Universidad Queen Mary de Londres (Reino Unido).

Este trabajo, que ha sido publicado en la edición 'on line' de la revista 'Carcinogenesis', expone que estos compuestos, los cuales se encuentran en pescados como el salmón y la trucha, podrían inhibir selectivamente el crecimiento de células tumorales e inducir su muerte en cánceres orales y de la piel.

Así lo han constatado los especialistas en pruebas 'in vitro', en las que se observó este efecto en células malignas y premalignas gracias a los ácidos grasos Omega 3. Todo ello en dosis que no afectaron a las células normales.

Antes de llegar a esta conclusión, los investigadores estaban estudiando un tipo de cáncer llamado carcinoma de células escamosas. Precisamente, en relación a estas últimas, indican que son "la parte principal de las capas más externas de la piel", por lo que este tumor es "uno de las principales de la piel".

No obstante, advierten de que estas células también se producen en el revestimiento del tracto digestivo, en los pulmones y en otras áreas del cuerpo. Por este motivo, el carcinoma oral de células escamosas "es el sexto cáncer más común en todo el mundo", además de que es "difícil y muy costoso de tratar", afirman.

De ahí el trabajo realizado en este área, que se ha centrado en hacer crecer cultivos de células en el laboratorio a partir de varias líneas de células diferentes a los que se han añadido ácidos grasos. Tras ello, han hallado que éstos realizan esta labor de inhibición.

De esta forma lo confirma el miembro de este centro universitario británico y autor principal del estudio, el profesor Kenneth Parkinson, que considera "sorprendente" esta hallazgo. Por ello, se congratula de este nuevo mecanismo de acción de los ácidos grasos.