Publicado 09/02/2021 16:28CET

Los ácidos biliares pueden desempeñar un papel hasta ahora desconocido en el Parkinson

Parkinson, mano, mujer mayor, atención, ayuda, cuidadora
Parkinson, mano, mujer mayor, atención, ayuda, cuidadora - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / PORNPAK KHUNATORN

MADRID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los cambios en el microbioma intestinal pueden a su vez alterar la producción de ácidos biliares favoreciendo la síntesis de formas tóxicas de los ácidos, según un nuevo y exhaustivo análisis publicado en la revista 'Metabolites'.

Estos cambios se observaron solo en las personas con Parkinson y no en los controles sanos, una diferencia crítica que sugiere que los ácidos biliares pueden ser un biomarcador viable para el diagnóstico temprano del Parkinson y el seguimiento de su progresión. Estos hallazgos también pueden proporcionar nuevas vías para el desarrollo de terapias que impidan los cambios relacionados con el Parkinson en el intestino, por lo tanto, potencialmente ralentizando o deteniendo el inicio y la progresión de la enfermedad.

"Cada vez está más claro que la salud intestinal está estrechamente vinculada a la salud del cerebro. Nuestros hallazgos proporcionan nuevas y emocionantes oportunidades para comprender mejor esta relación y posiblemente para desarrollar nuevas formas de diagnosticar -e incluso tratar- el Parkinson", explica uno de los líderes de la investigación, Peipei Li.

Para investigar las diferencias en el microbioma, el equipo se dirigió al apéndice, un pedazo de tejido frecuentemente difamado que en realidad juega un papel importante en la regulación de los microbios intestinales. Utilizando un enfoque "multi-ómico", el equipo analizó y comparó exhaustivamente la composición del microbioma de las muestras del apéndice de personas con Parkinson y controles sanos. Encontraron diferencias significativas, con los cambios en la composición microbiana de las muestras de Parkinson correlacionadas con niveles más altos de ácidos biliares tóxicos.