Acetil-L-carnitina, la molécula que puede estar relacionada con una fuerte depresión

Depresión, triste, tristeza, melancolía, ventana
PIXABAY - Archivo
Publicado 31/07/2018 7:14:55CET

MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes con un tipo particular de depresión severa y resistente al tratamiento tienen menores niveles sanguíneos de la molécula acetil-L-carnitina (ALCAR), según las conclusiones de una investigación de Bruce McEwen y Carla Nasca, científicos de la Universidad Rockefeller (Estados Unidos), y Natalie Rasgon, profesora de Psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford (Estados Unidos).

Tal y como se recoge en este estudio multiinstitucional, cuyos resultados se han publicado en la revista científica 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS), la acetil-L-carnitina, producida naturalmente en el organismo pero que también se consume como suplemento, realiza una serie de tareas cruciales en el cerebro.

Por ejemplo, la molécula regula el metabolismo energético e interactúa con el ADN para promover la expresión de genes importantes. Específicamente, actúa sobre un gen que controla los niveles del neurotransmisor glutamato, una sustancia química implicada en casi todo lo que hace el cerebro.

En un estudio anterior, estos mismos investigadores demostraron que los suplementos de ALCAR mejoran los síntomas depresivos en ratones al revertir el deterioro de las células cerebrales causado por un exceso de glutamato. En otro sobre roedores, observaron que el tratamiento con ALCAR reduce el comportamiento depresivo y la disfunción neural asociada al estrés en la amígdala medial, una región del cerebro involucrada en las interacciones sociales.

Estos hallazgos, aseguran, sugieren que el déficit de ALCAR contribuye a un estado similar a la depresión en los ratones, lo que llevó a los científicos a preguntarse si la molécula juega un papel similar en los seres humanos.

Por ello, en este último estudio, los científicos midieron los niveles de ALCAR en muestras de sangre tomadas de personas diagnosticadas con síndrome depresivo. Descubrieron que los niveles disminuyeron significativamente en estos pacientes, en comparación con los individuos de la misma edad sin depresión.

El análisis adicional reveló que los pacientes con ALCAR muy bajo presentan depresión más severa y tenían más probabilidades de desarrollar depresión en etapas tempranas de la vida. Finalmente, los investigadores encontraron que la disminución de ALCAR está asociada con un historial de trauma infantil y depresión resistente al tratamiento, particularmente en mujeres.

"En pacientes con depresión, algo está causando un problema en los mecanismos relacionados con la biología de ALCAR. Y, sorprendentemente, la deficiencia de actil-L-carnitina es aún más fuerte en pacientes que no responden a los antidepresivos estándar", explica Carla Nasca.

Para los investigadores, estos resultados sugieren que los niveles de ALCAR pueden usarse como un biomarcador eficaz, es decir, un rasgo fisiológico mensurable que puede indicar la presencia de una enfermedad, a veces en combinación con otras técnicas de diagnóstico. "Estos hallazgos deberían motivar la investigación de la acción de ALCAR sobre la función del glutamato y los estados conductuales", concluye McEwen.